Venezuela anunció su retiro de la OEA

Diecinueve países decidieron sancionar a Caracas en la cuadragésima octava asamblea general, celebrada en Washington este lunes y martes.

La Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó este martes una resolución que desconoce la reelección de Nicolás Maduro y activó el proceso para suspender al país caribeño del organismo interamericano.

La resolución, presentada por diez países, entre ellos Estados Unidos, Brasil y México, cuenta con 10 puntos en los que declara “ilegítimo” el comicio presidencial venezolano del 20 de mayo por no haber contado con las garantías para considerarse un proceso libre.

También incluye una petición para que el Gobierno permita el ingreso de ayuda humanitaria y para que se restaure “la plena autoridad” de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora. El punto más polémico es el que exige que se apliquen “de manera estricta” los artículos 20 y 21 de la Carta Interamericana de la OEA, que establecen que se puede intervenir en un Estado cuando se ha producido la rotura del orden democrático.

El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, calificó “la resolución Pence” de “un fraude”. “Los que han aprobado esta resolución también están apoyando una posible intervención militar en Venezuela. Allá ustedes con sus conciencias”, apuntó.

La aprobación de la resolución es solo el primer paso. La Carta Interamericana obliga a agotar todos los caminos diplomáticos antes de suspender o expulsar un país de la OEA. Para seguir adelante con la sanción, se debe convocar un Consejo Permanente, órgano que está compuesto por los embajadores ante la OEA de los Estados miembro. Ahí se debatiría la convocatoria de una sesión extraordinaria de la Asamblea General para abordar el tema.

En una Asamblea General extraordinaria se debatiría la suspensión de Venezuela y, para aprobarse, serían necesarios 24 votos.

Venezuela defendió en reiteradas ocasiones que no pueden expulsarlo porque ellos “ya se fueron”. Arreaza sostuvo el martes que el impacto de las sanciones que propone Estados Unidos “es cruel, eso es un crimen. Ustedes están ejerciendo un bloqueo contra Venezuela”. Washington ve la posible suspensión como un “mensaje” al resto del continente y el compromiso de la OEA con la defensa de la democracia.