Estados Unidos: inició su despliegue militar en la frontera con México

Austin, Texas (Amanda Voisard / Austin American-Statesman vía AP)

La orden fue emitida esta semana por el presidente Trump para contener la inmigración ilegal hasta que concluya la construcción del muro. 

El pasado fin de semana, se tomó conocimiento que una multitud de inmigrantes centroamericanos, bajo la participación del “Migrante Vía Crucis”, se estaba movilizando a través del sur de México con destino al gran país del norte.

Frente a esto, el viernes, los estados de Texas y de Arizona anunciaron el envío de una dotación inmediata de soldados a sus zonas fronterizas, por orden de sus respectivos gobernadores, Greg Abbott y Doug Ducey. Por su lado, Nuevo México, ha cargo de la gobernadora Susana Martínez, ha mostrado su apoyo con la medida. Sin embargo, todavía es incierto el nivel de cooperación del cuarto estado que limita con México: California, ya que, hasta el momento, se han posicionado en contra de las diferentes medidas anti inmigratorias propuestas por Trump.

En efecto, el despacho de las tropas de la Guardia Nacional depende de los gobernadores, pues esta constituye uno de los cuerpos de las Fuerzas Armadas de ese país que se encuentra bajo la supervisión directa de los estados. Por su parte, la ley de Estados Unidos prohíbe que los militares realicen tareas de seguridad y orden público a nivel nacional, por lo que los mismos no podrán detener a los inmigrantes que se acerquen a la zona fronteriza.

Prototipos de muro fronterizo propuestos por el presidente norteamericano. Tijuana, México.

Asimismo, el jefe del Pentágono, James Mattis,y la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, emitieron un comunicado en conjunto con el propósito de autorizar el despliegue de 4000 soldados de la Guardia “para apoyar las misiones de seguridad fronteriza”, según informaron. No obstante, hasta el momento, no se ha confirmado cuántos militares han sido enviados ni la localización específica de los mismos.

Aunque las medidas de Trump pueden ser consideradas extremas, no es el primer presidente en requerir los servicios de la Guardia Nacional en la frontera. George Bush ordenó desplegar unos 6000 miembros del cuerpo en 2006 y Barack Obama, de igual modo, asignó a unos 1200 efectivos al mismo destino, en el año 2010.