Se Entregó El Ex Presidente De Brasil Lula Da Silva

Este sábado, luego de haber permanecido dos días en el Sindicato de Metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo en el estado de Sao Paulo, Luiz Inácio Lula da Silva se entregó a la policía.

El ex presidente brasileño (2003-2010) deberá cumplir una condena en prisión de más de 12 años por corrupción.

El juez Sérgio Moro había solicitado su detención dándole un plazo hasta las 17 hs del viernes para que se presentara, después de que el ex mandatario de izquierda fuera condenado por ser considerado el adjudicatario de un apartamento de lujo, ofrecido por la empresa constructora OAS a cambio de favores con la compañía estatal Petrobras, escándalo conocido como “Lava Jato”.

Lula, luego de permanecer 26 horas fuera del plazo ordenado por el juez, se marchó del edificio del Sindicato que presidió en los años 70. La construcción se mantuvo rodeada por militantes mientras el dirigente político resistía allí dentro.

Lula salió caminando hasta subir a un vehículo de la Policía Federal

Finalmente, en medio de protestas encausadas por miembros y afines al PT (Partido de los Trabajadores) que bloqueaban las salidas de la construcción expresando su rechazo al arresto, se entregó por la tarde, luego de haber participado de la ceremonia religiosa en honor a su esposa fallecida en febrero de 2017.

Un convoy compuesto por automóviles de la Policía Federal lo trasladó al aeropuerto de Congonhas, desde donde tomó una avioneta con destino a Curitiba, ciudad en la que permanecerá en el cuarto piso de la Superintendencia de la Policía Federal, en una celda de 15 metros cuadrados, con baño privado, a la que se accede únicamente por medio de una escalera y que se encuentra aislada del resto del edificio.

Lula da Silva contará con el permiso para pasar solamente dos horas al sol, manteniéndose separado del resto de los convictos.