Se trata del mayor ataque en la historia de los Estados Unidos que dejó casi 3000 víctimas.