Unas 500 mujeres venezolanas cruzan la frontera con Colombia para comprar productos básicos

86

¿Quién puede frenar a madres desesperadas porque sus hijos no tienen ni comida ni medicinas? Cientos de mujeres pasaron por encima del grupo de militares de la Guardia Nacional que custodia la frontera con Colombia, en Ureña, el pasado martes, cuando se celebraba el Día de la Independencia venezolana. Una frontera que permanece cerrada desde hace casi 11 meses por orden de Nicolás Maduro.

Las mujeres, a la carrera, se desplegaron por las tiendas de Cúcuta, ciudad colombiana. Y tres horas más tarde, volvieron a ingresar a la fuerza en su país, después de rezar y cantar el himno venezolano, aquel que grita “abajo cadenas”. Una quincena estuvo retenida varias horas por los militares, según la oposición.

Las imágenes, que han asombrado a un país donde pareciera que el asombro se perdió hace tiempo, profundizan el desasosiego de una sociedad que siente que Venezuela se le desborda al “hijo de Chávez”. Las mujeres se dividieron en grupos y se pusieron manos a la obra para comprar productos muy básicos: harina, aceite, judías, azúcar, incluso el famoso papel higiénico.

El sacerdote católico Esteban Gálvizha explicado a la prensa colombiana que desde el lunes pasado comenzó a funcionar un boca a boca entre las venezolanas de la frontera: había que acudir a la frontera vestidas de blanco. “El único objetivo era buscar en Colombia todo lo que escasea en estas poblaciones de la frontera”, añadió el párroco de Nuestra Señora de Lourdes. Según ‘La Opinión de Cúcuta’, fueron alrededor de 500 las mujeres que lograron saltar el “muro” policial.

Venezuela sufre una dramática crisis económica, social y política, marcada por una irresistible inflación, la peor del planeta, y por el desabastecimiento de alimentos y productos básicos que sí hay en Colombia.

El cierre de la frontera decretado por Maduro en agosto pasado, que provocó la expulsión y huida de miles de colombianos y que tensó al máximo las relaciones entre los dos países tras la “paz” firmada entre Hugo Chávez y Juan Manuel Santos, ha dificultado aún más el día a día en el estado de Táchira. “Estamos viviendo una crisis humanitaria y el gobierno no puede seguir tapando el sol con mentiras. La hambruna en Táchira obligó a las mujeres a cruzar la frontera”, denunció la diputada Laidy Gómez, integrante de la comisión especial del Parlamento que evalúa la crisis en la frontera.

“Es una situación dramática la que viven las madres, que no consiguen nada de comer. Es una muestra del desespero, porque tienen muy cerca la posibilidad de conseguir los alimentos básicos y los medicamentos, pero el gobierno se cierra a la posibilidad de un pase humanitario para la comida y medicinas. Ese cierre de la frontera nunca debió existir”, subrayó Abelardo Díaz, coordinador del partido opositor Primero Justicia en Táchira.

El “asalto a la frontera” ocurre precisamente cuando ambos gobiernos habían retomado las negociaciones para su reapertura. El ministro colombiano de Defensa, Luis Carlos Villegas, visitó Caracas la semana pasada y junto a su homólogo venezolano se ufanaron de actuaciones conjuntas contra el contrabando y contra el narcotráfico. Pero tras la rebelión femenina del martes, la canciller María Angela Holguín se ha visto obligada a desplazarse a Cúcuta para reunirse con los alcaldes de la zona.

Al otro lado, el gobierno bolivariano buscaba a sus culpables de siempre. “Políticos de la derecha planificaron y organizaron la situación originada en la frontera. Las personas que atravesaron de manera ilícita el paso fronterizo fueron lideradas por la diputada Laidy Gómez. La Guardia Nacional Bolivariana hizo lo propio y trató de ejercer su protocolo y garantizar el libre tránsito a todos los ciudadanos”, justificaba Ramón Cabeza, secretario de Seguridad Ciudanana de Táchira.

El dirigente revolucionario ha calificado la búsqueda de comida y medicinas de “show mediático para crear alarma” y ha adelantado que la oposición venezolana pretende repetir la acción: “Tenemos conocimiento de que el 11 de este mes pretenden crear una situación similar a la ocurrida en la frontera”.