Colombia y FARC firman histórico cese al fuego, quedan a un paso de acuerdo final de paz

El Gobierno de Colombia y la guerrilla izquierdista de las FARC rubricaron el jueves un cese al fuego bilateral, un histórico pacto que marca el fin de la confrontación armada más antigua del hemisferio y los deja a un paso de un acuerdo de paz.

El pacto, firmado en La Habana ante el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, y varios presidentes de América Latina, estableció los procedimientos para que los rebeldes se concentren temporalmente en una veintena de zonas y entreguen las armas a la ONU en un plazo de seis meses tras el acuerdo definitivo como parte de su transición a la política.

“Que este sea el último día de la guerra”, dijo el máximo líder de Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Londoño, alias “Timochenko”, antes de comenzar su discurso emocionado y con voz temblorosa tras la rúbrica.

Con el cese de hostilidades, las FARC renunciaron a más de medio siglo de lucha armada contra las Fuerzas Militares que ha dejado 220.000 muertos y millones de desplazados.

Durante la emotiva ceremonia en Cuba, donde las partes han estado negociando por más de tres años, el presidente colombiano Juan Manuel Santos estrechó la mano del líder guerrillero.

“Hoy por fortuna, con lo que se acaba de firmar, damos vuelta a esta trágica y larga página de nuestra historia”, dijo Santos. “Hoy se abre un nuevo capítulo, un capítulo que nos devuelve la esperanza, que nos permite empezar a cicatrizar las heridas y que le da a nuestros hijos la posibilidad de no repetir la historia que tanto daño le hizo a nuestro país”.

El pacto, denominado “Fin del Conflicto”, incluye garantías de seguridad y la lucha contra las organizaciones criminales sucesoras del paramilitarismo, y la persecución de conductas criminales que amenacen la implementación de los pactos.

“Esto significa –ni más ni menos– el fin de las FARC como grupo armado”, destacó el mandatario colombiano en su discurso.