Panamá Papers: El primer ministro británico acorralado por la oposición

33

David Cameron está bajo presión, tras haber quedado implicado en el escándalo de los Panamá Papers: diferentes diputados opositores pidieron la máxima transparencia y que el premier británico declare ante la Cámara de los Comunes sobre otros eventuales intereses en los paraísos offshore.

El canciller del Exchequer en la sombra, el laborista John McDonnell, destacó por ejemplo que la confianza de los británicos con el premier “ha sido desgastada de manera consistente”, descartando por el momento el tema de una eventual renuncia del premier. Lo que se pide, precisó, es la transparencia.

Siempre desde el frente opositor, también el líder escocés Nicola Sturgeon destacó que “en los últimos días” Cameron “dio la impresión de haber querido esconder algo”. El líder de los “lib-dem”, Tim Farron, definió el trabajo realizado por Cameron como “moralmente una verguenza”. Tampoco Farron pidió la renuncia.

El tambaleante premier fue por otra parte el blanco de manera unánime de la prensa británica. Desde el conservador Daily Telegraph al progresista Guardian, Cameron está acusado de no haber dicho nada -hasta este jueves- sobre las ganancias generadas por la sociedad offshore creada por su padre Ian.

Muchos medios destacaron la “hipocresía” del premier, quien en el pasado condenó repetidamente a las personas acusadas tanto de evasión como de elusión fiscal, hechos definidos por Cameron como “moralmente equivocados”.

Este viernes, hubo novedades por otra parte también en el frente de los sondeos: según la empresa YouGov, el líder del partido Labour, Jeremy Corbyn, cuenta con una popularidad superior en un par de puntos a Cameron.

Este es el resultado que se desprende de un sondeo difundido hoy pero realizado antes del estallido del escándalo de los Panama Papers. Es de todos modos la primera vez que el “termómetro” de YouGov sobre el apoyo popular generado por ambos líderes indica que Corbyn está por encima de Cameron. Los medios londinenses destacaron que el escándalo ha seguramente golpeado aún más al premier, quien en otro sondeo difundido en marzo por Ipsos Mori ya se encontraba a las espaldas del líder de la oposición.