Rusia sacó del comercio alimentos procedentes de Turquía

39

El gobierno ruso castigó a Turquía con medidas económicas tras el derribo del avión de guerra. Vladimir Putin sacó del comercio más de 800 kilos de alimentos procedentes de Turquía “debido a la no conformidad con los requisitos de calidad”.

Hace dos días se tensaron las relaciones entre Turquía y Rusia. La fuerza aérea del presidente Recep Tayyip Erdogan decidió derribar a un caza ruso por violar su espacio aéreo. Tras el lanzamiento del misil, uno de los dos pilotos que estaban a bordo de la nave falleció; el otro pudo ser rescatado.

Pese a las acusaciones, desde el Kremlin insisten que el avión no había traspasado la frontera turca y que permaneció todo el tiempo en el cielo sirio, donde lleva adelante desde hace meses una misión contra el grupo extremista Estado Islámico.

“Ni siquiera había amenaza de entrar en Turquía; todo el vuelo estaba bajo mi control hasta el momento de la explosión del avión”, declaró a la televisión rusa el segundo piloto del Su-24, Konstantín Murajtin, quien fue rescatado en tierra por efectivos de fuerzas especiales rusas y sirias.

las autoridades rusas retiraron del comercio más de 800 kilos de alimentos procedentes de Turquía “debido a la no conformidad con los requisitos de calidad y seguridad de ciertos tipos” de productos, refirió a la agencia Interfax un representante de la oficina de prensa de Rospotrebnadzor, la agencia federal rusa de tutela de los consumidores.

Perdón y castigo

El presidente ruso, Vladimir Putin , exigió hoy a Turquía disculpas y castigo a los responsables del derribo del bombardero ruso Su-24 que participaba en una misión antiterrorista en Siria.

“Todavía no hemos escuchado disculpas claras por parte de la cúpula político-militar de Turquía, ni ofertas para compensar los daños ni tampoco la promesa de que los criminales serán castigados”, dijo Putin en el Kremlin.

El presidente ruso calificó de “absolutamente inexplicables los golpes por la espalda, a traición”, por parte de un país al que Rusia consideraba un aliado en la lucha contra el terrorismo.

“Da la impresión de que el gobierno turco, conscientemente, lleva las relaciones ruso-turcas a un atolladero. Lo lamentamos”, dijo.

Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, pidió “explicaciones realistas a la parte turca” sobre el derribo del bombardero ruso.

El portavoz recalcó que el “ataque criminal” al avión ruso, uno de cuyos dos pilotos murió tiroteado desde tierra cuando descendía en paracaídas, ha causado un “daño bastante devastador” a las relaciones ruso-turcas, que “será difícil de restañar”. “Se trata de un incidente demasiado grave, con consecuencias muy graves e inevitables”, enfatizó.

Peskov indicó que la cumbre entre Putin y el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan , programada para mediados de diciembre próximo en la ciudad rusa de San Petersburgo “de momento no se ha cancelado oficialmente”.

Foto: Reuters

Pero al mismo tiempo señaló que, “desde luego, hay muchos asuntos en el aire en cuanto a la celebración de esa reunión” y que “la situación aún no se ha aclarado”.

Agregó que no se planea una entrevista de los dos mandatarios durante la Cumbre de París sobre el Cambio Climático, que comienza el próximo lunes.

El portavoz del Kremlin aseguró que Rusia no ha impuesto un embargo a las importaciones procedentes de Turquía, pero que se adoptan “medidas adicionales de control”, en alusión a la retención de cargas turcas en las fronteras rusas.

“Esto es completamente natural, sobre todo en vista de las acciones impredecibles de Turquía”, explicó.

Peskov reiteró que el bombardero ruso abatido por dos F-16 turcos se hallaba sobre el territorio de Siria y no invadió el espacio aéreo de Turquía.

Ankara sostiene que el bombardero ruso entró en el espacio aéreo turco e hizo caso omiso de hasta diez advertencias.

Agencias ANSA y EFE