Estados Unidos no entrenará tropas rebeldes en Siria

Las tropas estadounidenses no continuarán con el plan original de preparar a tropas locales rebeldes para combatirá Estado Islámico. Ahora se concentrarán en proveer armamento a los líderes existentes y a sus unidades en el campo de batalla. Lo anunció el presidente, Barak Obama.

 

El anuncio de la Casa Blanca marca el punto final a un plan de entrenamiento y logística a corto plazo, que asciende a los $580 millones. El anuncio se dio un año después de una intervención militar torpe, que le valió críticas adversas a la estrategia militar de Obama.

El Pentágono explicó que pondrían el foco de atención sobre la provisión de armas y otros equipos militares tácticos, en manos de los rebeldes que la inteligencia de Estados Unidos, reconoce como desvinculada de ISIS.

Este revés en la intervención militar de Obama, significa un cambio radical de paradigma en los 4 años de guerra civil siria, considerando la fuerte presencia de Rusia y sus tropas en apoyo al presidente, Bashar al-Assad. Fue la entrada de Moscú a la contiende, lo que forzó la decisión y abrió interrogantes sobre el papel de Estados Unidos en la región.

Desde el Kremlin aseguran que los ataques aéreos y misilísticos están dirigidos hacia los puntos donde ISIS mantiene el control. Pero Washington argumenta que las embestidas militares de Putin, atacaron a objetivos relacionados con otros grupos y no con ISIS, incluyendo a los rebeldes que Estados Unidos apoya.