“¿Debería el Reino Unido permanecer como miembro de la Unión Europea?”

8

La pregunta del referéndum que se llevará a cabo en el Reino Unido ya fue definida, y se espera que sus ciudadanos voten antes de que finalice el año 2017. Mientras tanto, el renovado Primer Ministro Conservador, David Cameron, visita a los países de la Unión pidiendo por  las reformas que reclaman los británicos para quedarse en el bloque.

Tal como prometió en su campaña, el líder de los conservadores  y Primer Ministro británico, ya se encuentra negociando con los líderes de Europa las condiciones para que el Reino Unido permanezca en el bloque. Luego  de haber sido votado masivamente a principios de este mes, el Partido Conservador se dispone a cumplir y a llevar a cabo el referéndum.

Su gira comenzó luego de que la Reina Isabel II confirmara, en su discurso por el inicio del año parlamentario, que  “se introducirán leyes para convocar un referéndum de pertenencia a la Unión Europea antes de fines de 2017”.

Como resultado de la medida, ya se encuentra en la Cámara de los Comunes el proyecto de ley que regulará el referéndum de permanencia o no del Reino Unido en la UE,  cuya pregunta final sería: “¿Debería el Reino Unido permanecer como miembro de la Unión Europea?”.

En este contexto, el Primer Ministro emprendió su viaje hacia las capitales de Europa, buscando negociar algunas reformas, que a su entender, generarán el voto positivo a la Unión por parte de los británicos. El referéndum funcionará sin dudas, como un elemento de presión para el resto de los dirigentes europeos a la hora de analizar las exigencias del Reino.

Según el Ministro de Exteriores británico, Philip Hammond: “Nosotros tenemos una serie clara de exigencias. El primer ministro es muy claro en su negociación con sus socios europeos, y si no se atiende a esas grandes aéreas de preocupación del pueblo británico no ganaremos el referéndum. Esperamos que nuestros socios acepten una oferta que permita pensar al pueblo británico que su futuro será mejor si permanecen en la UE”.

Acorde a lo trascendido hasta el momento, los puntos que Cameron pedirá a sus socios de bloque serán, en primer lugar, que los  inmigrantes comunitarios en el Reino Unido tarden cuatro años en acceder a las prestaciones sociales y  que puedan ser expulsados en seis meses si no encuentran trabajo. En segundo lugar, los conservadores pretenden  evitar un nivel mayor de  integración que conlleve a que los países queden obligados por las Resoluciones de los órganos comunitarios. Demandará además garantías para el buen futuro de la City y que los Parlamentos nacionales tengan la competencia para vetar las decisiones de la Comisión Europea.

El programa del Reino Unido se presenta hoy  en La Haya y en París y mañana viernes, será expuesto por el Primer Ministro ante la mandataria de Polonia, muy reticente, y ante la líder de Alemania, Ángela Merkel. La pelea de Cameron será dura, ya que aceptar las reformas implicaría modificar Tratados constitutivos de la Unión.

Del resultado de estas negociaciones dependerá la  futura posición del Reino Unido en la Unión Europea. Aún más, en estas negociaciones quedará definido que concepto de integración seguirá el bloque, pudiendo inclinarse por una cooperación que respete las Soberanías Nacionales, como propone el Reino Unido, o por una integración en su máximo nivel, supranacional y comunitaria, como pretenden Merkel  y Hollande.

Imagen: Reuters