¿Qué pasa entre Argentina y Gran Bretaña?

Las relaciones diplomáticas entre ambas Naciones no transitan por su mejor momento. Desde que Argentina, con la llegada del kirchnerismo, decidió colocar al tema “Islas Malvinas” en la cima de su agenda internacional, convirtiendo el reclamo en una política de Estado, el Reino Unido se ha mostrado renuente a cualquier tipo diálogo o negociación.  La tensión aumentó en las últimas semanas, debido a una denuncia de Argentina a empresas inglesas, ratificada el último viernes.

“Se trata de un ejemplo escandaloso de la intimidación y las amenazas contra el derecho de los habitantes de las Islas Malvinas para desarrollar sus recursos económicos”. De esta manera calificó Philip Hammond, el canciller británico, la demanda presentada por Argentina.

“La Argentina debe detener este tipo de comportamiento y comenzar a actuar como un miembro responsable de la comunidad internacional”, continuó el representante del Gobierno inglés.

La crítica del Ministro británico hace referencia a la denuncia  penal formulada por Argentina contra cinco empresas extranjeras por realizar actividades ilegales de exploración de hidrocarburos en la plataforma continental argentina, cerca de las islas Malvinas. Puntualmente, el Gobierno argentino apunta a los directores, gerentes, síndicos o representantes de las empresas Rockhopper Exploration plc, Premier Oil plc, Falkland Oil And Gas Limited, Noble Energy Inc. y Edison International SpA.

Esta acusación fue ratificada el viernes pasado en la Justica de Londres y se radicará también, en la semana entrante, ante los Tribunales de Tierra del Fuego. El Secretario de Asuntos Relativos a Malvinas, Daniel Filmus, afirmó desde Inglaterra  que “la Argentina va a utilizar toda la fuerza del derecho nacional e internacional para evitar que los recursos argentinos sean expoliados”.

Este nuevo desencuentro en las relaciones bilaterales se produce días después de que Gran Bretaña decida aumentar su presupuesto militar para las Islas, por considerar la existencia de una “amenaza muy viva” de invasión por parte de Argentina. Vale recordar que el aumento del gasto militar se realiza en plena campaña electoral del conservador Primer Ministro David Cameron.

En este marco, Daniel  Filmus se refirió también a este asunto en Londres, rechazando el reajuste del presupuesto militar y sosteniendo que: “Hemos manifestado la firme voluntad de Argentina a cumplir con la disposición de las Naciones Unidas, como único camino a través del diálogo, la diplomacia y la paz”.