Ucrania presionada por la devaluación y el suministro de gas

A Ukrainian armed forces tank is pictured on the road near Artemivsk

 

Ucrania se encuentra bajo una creciente presión económica por la caída de su moneda y las amenazas desde Rusia, de interrumpir la distribución del gas, mientras se cumple el esperado cese al fuego al este del país.

 

Mientras la tregua parece fortalecerse, el ejército ucraniano reportó que no se han registrado bajas en las ultimas 24hs, aunque la noticia no logró alterar el derrumbe de la moneda que forzó al Banco Central a suspender toda actividad comercial.

En el este de Ucrania, en poder de los rebeldes separatistas rusos, militares retiraron sus tropas del frente. Desde Kiev se dijo que era demasiado pronto para  que su ejército hiciera lo mismo, pero la noticia de la poca actividad bélica en el frente, sugiere que podrían  implementar pronto una tregua.

Con la grivna en caída libre y la fuga de capitales, el Banco Central llamó a detener por completo la  actividad comercial con esa divisa hasta la próxima semana.

El Primer Ministro Arseny Yatseniuk, expresó que la prohibición dañaba la economía y que exigirá explicaciones a Valeria Gontareva, a cargo de la entidad bancaria máxima.

Desde el organismo argumentaron que el movimiento es necesario para estabilizar la moneda en medio de una demanda “sin fundamentos” de la grivna.

Gontareva además aclaró que no había fundamentos para que el mercado cambiario se altere, ya que Kiev espera recibir 8 billones de dólares del Fondo Monetario Internacional en 2015.

La grivna ha perdido al menos el 50% de su valor en lo que va del año.

En un nuevo y potencial golpe desde Rusia, Vladimir Putin advirtió a que podrían suspender el suministro de gas a Ucrania por cuarta vez en una década si Moscú no recibe un anticipo de pago. Como sucedió en la crisis del 2004, la interrupción podría afectar al resto de Europa, que recibe un tercio del recurso desde Rusia con un 40% del mismo transportado a través de Ucrania.

Al ser cuestionado por la amenaza de interrupción al paso del gas en las regiones del este, en manos de los pro-rusos, Putin aseguró: “Imaginen que esas personas se quedaran sin gas durante el invierno. Huele a genocidio. Esperamos que los suministros de gas no sean interrumpidos. Pero esto no depende solamente de nosotros, sino también de la disciplina financiera de nuestros socios ucranianos.”

 

Fuente: Reuters.