A horas del Acuerdo de Paz, la violencia se intensifica en Ucrania

Ucrania

En el día de ayer, los mandatarios de Ucrania y Rusia cerraban un acuerdo de paz en Minsk auspiciado por los dirigentes de Alemania y Francia, quienes intervinieron en la búsqueda de una solución diplomática al conflicto. Lejos de cesar, el fuego cruzado recrudeció en las últimas horas.

El presidente ruso Vladimir Putin, la canciller alemana Ángela Merkel, el presidente francés Francois Hollande, y su par ucraniano Petro Poroshenko, estuvieron deliberando sobre la situación en el este de Ucrania entre 16 y 17 horas. Finalizada la mesa de negociación, comunicaron que se había logrado un acuerdo de Paz entre las partes.

El documento adoptó el nombre de “ Serie de medidas para el cumplimiento de los Acuerdos de Minsk”, de septiembre de 2014 y, en primer lugar, postula el alto  al  fuego inmediato en las regiones ucranianas de Donetsk y Lugansk, bajo control de los separatistas pro rusos, a partir de las 00.00 horas (hora de Kiev) del 15 de febrero de 2015.

Además, solicita la retirada del armamento pesado de la zona, que comenzará dos días después del alto al fuego y durará un máximo de 14 días. Se designó a la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) como la responsable de verificar el cumplimiento de estos puntos.

Se pactó también la liberación de rehenes y la obligación de garantizar la ayuda humanitaria en el lugar del conflicto. Como punto destacado, se notifica el deber de retirada y desarme de todas las formaciones armadas extranjeras y armamento del territorio de Ucrania.

Por último, respecto al status de las regiones separatistas, el Gobierno ucraniano se comprometió a una  Reforma constitucional, a entrar en vigor antes de finales de 2015, para la descentralización del territorio que dé más autonomía a las regiones de Donetsk y Lugansk.

Las elecciones locales  en las zonas en guerra  deberán ser consensuadas entre el Gobierno ucraniano y los representantes de esas zonas rebeldes, con supervisión de los observadores de la OSCE.

Los Mandatarios que participaron en las negociaciones  se mostraron conformes con los logros obtenidos, aunque prudentes. En línea con esta postura, Merkel anunció que “a fin de cuentas, puedo decir que hemos logrado mucha más esperanza que si no hubiéramos conseguido nada”.

Por su parte, Hollande manifestó: “Ha habido un acuerdo. Hubiera podido haber un fracaso. Pero el acuerdo no garantiza que vaya a durar los próximos días. Esto quiere decir que seguimos atentos, presionando siguiendo el movimiento que se ha puesto en marcha gracias a la iniciativa que la canciller y yo mismo hemos podido lanzar”.

La precaución tiene sus fundamentos, los líderes saben que la solución definitiva no será tarea fácil. En las 24 últimas horas, aún después del pacto, el fuego cruzado entre los bandos se intensificó alcanzando la cifra de 20 muertos más, que engrosan la lista de víctimas generadas desde el inicio del conflicto.

Foto referencial: AP