Hallaron la mochila de Lola Chomnalez

Rastrillaje Valizas

Estaba enterrada en la arena, a unos 30 metros del lugar en el que encontraron el cuerpo. Adentro estaba su DNI, un libro y la billetera, pero no la plata que llevaba el día que desapareció.

 

Ayer, a menos de 24 horas de que una nueva jueza se hiciera cargo de la causa, tras un operativo que incluyó helicópteros de la Policía y camionetas de Prefectura, encontraron la mochila rosa de la víctima. Estaba semi enterrada en la arena, a 150 metros de la playa y a unos 30 de donde se hallaron los restos de la víctima.

Según un comunicado emitido ayer por el Ministerio del Interior uruguayo, hubo varias reuniones entre “las autoridades e investigadores” en los últimos días, durante las cuales se había decidido “continuar con la búsqueda de elementos que ayudaran a aclarar la situación”. La mochila era considerada clave, así como el arma usada en el homicidio, que aún no aparece.

Además de la mochila, ayer se encontró -según confirmó el abogado de la familia de Lola, Jorge Barrera-, la billetera de la víctima, su DNI, el libro de Julio Cortázar que estaba leyendo y un pareo. Pero faltaban los 2500 pesos uruguayos que, tal como relató su madrina, llevaba encima. No es un dato menor, ya que afianza el móvil del robo.

Apenas se descubrió el bolso de Lola, la Policía Científica cercó el lugar a la espera de la jueza Silvia Urioste, quien se hizo cargo de la causa luego de que Marcela López Moroy pidiera licencia por estrés. Al abrir la mochila, Urioste terminó de confirmar que le había pertenecido a la víctima.

Los peritos de la Policía Científica la guardaron en una caja de cartón junto a otros elementos y la enviaron a Montevideo para someterla a pericias. El informe de esos análisis podrían estar en 48 horas. Ante la posibilidad de que el asesino haya manipulado el bolso, tal como se presume, los investigadores posan sus esperanzas en encontrar rastros de ADN ajenos a Lola.

En tanto, luego de encontrar la mochila, los investigadores continuaron rastrillando el área durante la tarde con un detector de metales en busca del cuchillo (u otro tipo de arma blanca) con el que atacaron a la adolescente, ante la posibilidad de que hubiera sido descartado por el homicida en ese lugar.