Nigeria es atacada nuevamente por el extremismo

091911-global-boko-haram1

El grupo terrorista Boko Haram atacó días atrás  a Gumsuri, un pueblo al noroeste del país africano. El resultado fueron  35 personas muertas y aproximadamente 190 mujeres y niños secuestrados. La noticia se hace pública en estas horas debido a los problemas en las redes de comunicación del poblado.

 

Boko Haram, cuyo nombre significa “La educación occidental es pecado”, es un grupo islamita extremo que azota Nigeria desde hace 12 años, intentando aplicar la Sharia (ley musulmana) en todo el territorio. Su accionar terrorista se intensificó a partir de 2009 cuando su líder fue asesinado.

Desde el momento en que Abubakar Shekau se consolida como la cabeza del movimiento, las sangrientas operaciones que consisten en destruir poblaciones enteras y secuestrar a las mujeres y niños se han convertido en moneda corriente.

Esta vez, la violencia recayó sobre Gumsuri, que aun estando custodiado por el ejército nigeriano, no pudo resistir la invasión. El grupo arrasó con el poblado, incendiando casas, dejando al menos 35 personas muertas y secuestrando a 190 de sus pobladores.

La noticia recién se conoce ahora debido a la incomunicación del pueblo, alejado de las grandes ciudades. Los sobrevivientes se encargaron de narrar lo sucedido cuando llegaron caminando a las localidades vecinas.

“Muchos de los residentes de Gumsere vinieron aquí (Chibok) después de que la aldea fuera atacada. Muchos estaban tan agotados tras haber recorrido a pie largas distancias que apenas podían hablar”, declaró a EFE un vecino de Gumsere.

Se conoció además en las últimas horas, que un Tribunal militar de Nigeria condenó a muerte a más de 50 miembros del Ejército por negarse a formar parte de una operación contra el grupo extremista.

Se sigue esperando la respuesta internacional ante estos ataques, principalmente de Estados Unidos, quien colabora financieramente con el Gobierno de Nigeria en la lucha contra el terrorismo.