Tras más de 50 años, Estados Unidos y Cuba restablecen sus relaciones bilaterales

13

Raul Castro y Obama

Ambos países anunciaron que sus relaciones diplomáticas, cuya ruptura se remonta al año 1961, serán restauradas. Barack Obama y Raúl Castro, luego de un canje de prisioneros, decidieron que es hora de dejar  atrás un conflicto histórico.

Más de medio siglo ha transcurrido desde que Fidel Castro tomó el Gobierno de la Isla destituyendo a Batista. La revolución cubana del año 1959, más el intento fallido de invasión norteamericana a Bahía de los Cochinos con la intención de destituir al nuevo poder  cubano,  son los antecedentes que convienen recordar en este día.

El apoyo abierto de Cuba a la Unión Soviética en el marco de la guerra fría se sumó a los hechos mencionados, y finalmente llegó la ruptura de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos en 1961.

A partir de entonces, el país del norte estableció bloqueos económicos, comerciales y financieros a la isla, ampliamente criticados por la comunidad internacional, incluso Naciones Unidas, por el daño causado al pueblo cubano con estas medidas.

Después de  tantos años, la noticia del día es el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba, con Barack Obama y Raúl Castro como los presidentes que logran este  avance.

El acuerdo se consolida tras la liberación por parte del país centroamericano de un contratista estadounidense, Alan Gross, y de un nacional cubano que estaba preso por haber sido acusado de espionaje. En devolución, Estados Unidos liberó a tres agentes detenidos en su suelo.

Luego del intercambio, los presidentes comunicaron a sus poblaciones los resultados del diálogo. El discurso de Obama fue transmitido en Cuba y en él expresó que, “en primer lugar, se va a comenzar de inmediato las conversaciones con Cuba para restablecer las relaciones diplomáticas. En el futuro, los Estados Unidos restablecerá una embajada en La Habana”.

El mandatario también anticipó que “estamos tomando medidas para aumentar los viajes, el comercio y el flujo de información desde y hacia Cuba”. Por último, mencionó que el levantamiento total del embargo debe decidirlo el Congreso y que las conversaciones respecto a la democracia en Cuba las mantendrá directamente con Raúl Castro.