El primer desastre de NASA en la era de los vuelos espaciales privados

Un cohete no tripulado de la NASA, explotó tan sólo seis segundos después de su lanzamiento la noche del martes.

Se trata del primer desastre espacial de la agencia espacial estadounidense desde que esta decidió suspender el programa de transbordadores espaciales y subcontratar a empresas privadas para sus vuelos al espacio.

La noche del martes, las televisiones estadounidenses mostraron las imágenes de la explosión y grandes llamaradas que fueron captadas en vivo por NASA TV desde el lugar del lanzamiento, la isla Wallops en el este de Virginia.

La base se encuentra a algo más de 160 kilómetros al sureste de la capital de Estados Unidos, Washington. La NASA informó que ninguna persona se vio afectada a causa de la explosión.

Vuelos privados

El cohete Antares subcontratado a la empresa privada Orbital Sciences Corp. llevaba suministros a la Estación Espacial Internacional (EEI).

La compañía indicó que no cree que nadie haya resultado herido en el incidente, aunque informaron que evalúan los daños que puede haber dejado la explosión en la base de lanzamientos.

Las llamas de la explosión podían verse a kilometros de distancia de la base, según informaron algunos testigos.

Acopalada en el tope del cohete, una nave de carga Cygnus, acoplada al cohete, iba al espacio con más de 2.000 kilogramos de suministros para los seis tripulantes de la EEI.

cohete antares despaga de la isla wallops

NASA TV realizaba la transmisión en vivo del lanzamiento.

NASA.
Era el segundo intento de despegue, luego de que el lunes se abortara el lanzamiento por la presencia de botes recreacionales en la zona.
cohete antares nasa
El desastre reavivará las críticas de quienes cuestionan que NASA dependa de empresas privadas para sus vuelos espaciales.

“Entenderemos qué pasó, esperemos que pronto, y volveremos a poner las cosas en su rumbo”, dijo el vicepresidente de Orbital Science, Frank Culbertson al equipo de la misión poco después del accidente.

Culbertson pidió a los técnicos e ingenieros que manejaban el lanzamiento no hablar con la prensa para evitar especulaciones e interpretaciones sin fundamento.

La rutina exige que todos los datos relacionados con la misión sean preservados para su análisis por los expertos de la NASA, quienes determinaron las causas dle accidente y propondrán correctivos.

Se da por descontado que la explosión reavive las críticas de quienes cuestionan la decision de NASA de contratar empresas privadas para sus vuelos al espacio.

Compartir
Mariano Javier Pepa
Director General - Tec. en Gestión de Medios Masivos de Comunicación - Diseñador Web