El papa sobre el Sínodo: La Iglesia debe curar las heridas y dar esperanza

El papa Francisco afirmó hoy durante la misa de clausura del Sínodo sobre la familia que ha sido una “gran experiencia” de unión y recordó que la Iglesia está llamada a curar las heridas y a dar esperanza.

 

Durante su homilía, Francisco aseguró que el Sínodo, que ha debatido durante dos semanas temas relacionados con la familia, “ha sido una gran experiencia” vivida con “sinodalidad” y “colegialidad”.

El papa argentino añadió que durante estos días los participantes en la asamblea de los obispos han sentido “la fuerza del Espíritu Santo que guía y renueva sin cesar a la Iglesia, llamada, con premura, a hacerse cargo de las heridas abiertas y a devolver la esperanza a tantas personas que la han perdido”.

Por ello, Francisco dio gracias a Dios “por el don de este Sínodo y por el espíritu constructivo con que todos han colaborado”.

“Que el Espíritu Santo que, en estos días intensos, nos ha concedido trabajar generosamente con verdadera libertad y humilde creatividad, acompañe ahora, en las Iglesias de toda la Tierra, el camino de preparación del Sínodo Ordinario de los Obispos del próximo mes de octubre de 2015”, agregó.

“Hemos sembrado y seguiremos sembrando con paciencia y perseverancia, con la certeza de que es el Señor quien da el crecimiento”, concluyó.

En la ceremonia de hoy también fue beatificado Pablo VI (1897-1978), a quien se debe la creación del Sínodo de los obispos.

A la misa de clausura del Sínodo y beatificación de Pablo VI asistieron decenas de miles de personas, sobre todo desde Brescia, localidad natal del pontífice, y desde Milán, la ciudad de la que fue arzobispo, que llenaron la plaza de San Pedro.

También participó el papa emérito Benedicto XVI, que fue nombrado cardenal por Pablo VI, y cerca de los 200 participantes en el Sínodo de estos días.

 

Compartir
Mariano Javier Pepa

Director General – Tec. en Gestión de Medios Masivos de Comunicación – Diseñador Web