Conmoción en Paraguay por el asesinato narco de un periodista del diario ABC

narcos, paraguay

Pablo Medina sufría amenazas por investigar la producción de marihuana. Él y una acompañante murieron tras ser interceptados y acribillados. A su hermano lo mataron en 2001.

Pablo Medina, corresponsal del diario ABC Color en la localidad paraguaya de Curuguaty, se convirtió este jueves en el tercer periodista asesinado en el país en lo que va del año, tras ser emboscado cuando viajaba en su vehículo, en el que también falleció una mujer que lo acompañaba.

Dos personas vestidas con ropas de camuflaje interceptaron el automóvil cuando Medina volvía de una cobertura en Crescencio González y abrieron fuego contra él, según una tercera mujer que viajaba con ellos, quien resultó ilesa y llamó para pedir ayuda a un dirigente campesino, Sixto Portillo.

El diario ABC Color dijo que Medina había recibido numerosas amenazas por su trabajo como reportero y que debido a ello a principios de este año lo trasladó a la zona de Concepción durante varias semanas.

El ministro del Interior, Francisco de Vargas, confirmó que Medina era víctima de “constantes amenazas” por sus reportajes sobre la producción de marihuana en la zona.

El hermano del corresponsal, el también periodista Salvador Medina, fue asesinado en 2001 por las denuncias que realizaba en la radio donde trabajaba.

 

Tras conocer la noticia, periodistas se concentraron frente a la comandancia de la Policía en Asunción, cuyo titular, Francisco Pastor Alvarenga, les prometió asignar la investigación “a los mejores hombres”.

El uniformado explicó que Medina no era acompañado por escolta policial desde septiembre del año pasado.

La policía encontró el cuerpo sin vida del reportero en el asiento del conductor, mientras que Antonia Almada, de 19 años, estaba aún con vida.

Pablo Medina es el tercer periodista asesinado en el país en lo que va del año.

Según el diario ABC Color, la patrullera policial no estaba equipada para trasladarla al hospital, por lo que hubo que esperar una ambulancia, y la mujer entró en el hospital dos horas después del ataque.

“Llegó sin signos vitales”, dijo Virgilio González, el director del centro sanitario, en la radio Primero de Marzo.

Los médicos trataron de reanimar a Almada, que recibió dos impactos de bala, pero no lo lograron, explicó.

Se trata del tercer periodista asesinado en Paraguay en lo que va de año. El pasado 19 de junio, Edgar Pantaleón Fernández Fleitas, de 43 años, fue hallado muerto en el interior de su casa en la ciudad de Concepción, a unos 300 kilómetros al norte de Asunción, con seis disparos en la cabeza y el cuello.

Fernández tenía un programa llamado Ciudad de la Furia en radio Belén Comunicaciones, en la quedenunciaba las supuestas corruptelas del Poder Judicial en la ciudad y la región, según Santiago Ortiz, secretario general del Sindicato de Periodistas de Paraguay (SPP).

Ortiz atribuyó el asesinato de Fernández a “las denuncias y críticas que hacía a las autoridades sobre casos de mala gestión”.

El pasado 16 de mayo, otro periodista paraguayo, Fausto Gabriel Alcaraz, conocido por sus denuncias contra el narcotráfico, murió por disparos efectuados por dos desconocidos en la ciudad de Pedro Juan Caballero, en la frontera con Brasil.

En abril de 2013, fue asesinado en la misma ciudad Carlos Manuel Artaza de 45 años, que trabajaba para la secretaría de prensa del departamento de Amambay, este de Paraguay.

Detuvieron a cuatro sospechosos

En la madrugada de este viernes, la Policía Nacional detuvo a un cuarto sospechoso de estar implicado en el asesinato del periodista, corresponsal de ABC Color en Curuguaty (departamento de Canindeyú).

De acuerdo con lo que informa el mismo periódico, el sospechoso fue identificado como Carlos Alberto Marmolejo (30 años), dueño del automóvil naranja y negro que según informaciones que manejan las autoridades siguió a Medina desde que este salió de la ciudad de Curuguaty en la mañana del jueves, para realizar sus coberturas.

 

Según ABC, en un momento Marmolejo incluso hizo señales de luces a Medina para que se detuviera, y se bajó de su automóvil para preguntarle su nombre. El sospechoso detenido cerca de Villa Ygatimí negó haber preguntado a Medina su nombre. Tres sospechosos fueron detenidos previamente.