Sacrificaron al perro de la enfermera con ébola

excalibur

El Gobierno de la Comunidad de Madrid ordenó sacrificar al animal ya que estuvo “en estrecho contacto” con la enferma y podría transmitir el virus.

 

La víctima reciente del virus del ébola en España , Excalibur, el perro de la enfermera contagiada, estaba en la mira luego de que un juez permitiera a las autoridades sanitarias ingresar en la vivienda y llevarse al animal. Ante esa medida, algunos activistas de defensa de los animales se concentraron en la puerta de la vivienda de la trabajadora sanitaria en Madrid y bloquearon la calle con la intención de impedir que alguien se lleve a la mascota.

La Consejería de Sanidad de Madrid resolvió, apoyada en una orden judicial, el sacrificio del animal ya que “vivía en estrecho y permanente contacto con la paciente”. Según el ministerio, “existen datos que confirman el hallazgo de perros con anticuerpos positivos del virus del ébola”, por lo que pueden “sufrir un proceso de viremia aunque se muestren asintomáticos”.

Las autoridades sanitarias recurrieron a una orden judicial después que el marido de la auxiliar de clínica infectada, que también está aislado y en observación, negara el permiso para el sacrificio del perro. “Me ha dicho que si no les doy mi autorización van a pedir una orden judicial y van a entrar en casa por la fuerza para sacrificar al perro”, declaró Javier, el marido de la enfermera infectada.

La iniciativa de la Consejería generó una polémica en las redes sociales, donde el hashtag #SalvemosAExcalibur ya es ‘trending topic’, mientras que asociaciones de defensa de los animales mostraron su desacuerdo. El Partido Animalista Pacma pidió que se paralice el sacrificio del animal y ha recordado que “no existe ningún caso diagnosticado en el mundo de transmisión del virus de animales a humanos”.

A pesar de las polémicas, Excalibur finalmente fue sacrificado, el Gobierno de la Comunidad de Madrid ordenó esta medida al entender que el perro “supone un posible riesgo de transmisión de la enfermedad al hombre”, ya que “vivía en estrecho y permanente contacto” con la paciente.

Asimisno, mediante un comunicado se informó que “existen datos que confirman el hallazgo de perros con anticuerpos positivos del virus del Ébola”, por lo que estos animales pueden ocasionar “un proceso de viremia”.