Japón: evacúan a 2 millones de personas por el tifón Phanfone

10

tifón panfhone japón

Las autoridades japonesas decidieron evacuar varias provincias debido al paso del tifón Phanfone. El fenómeno hasta ahora causó un muerto, cinco desaparecidos y 47 heridos.

 

Tras tomar contacto con la tierra este domingo durante unas horas, el avance del tifón fue en dirección noroeste para adentrarse de nuevo en el Océano Pacífico, con vientos de hasta 220 kilómetros por hora, según el informe de la Agencia Meteorológica de Japón, citada por EFE.

Hasta el momento el poderoso fenómeno dejó como saldo un muerto, cinco desaparecidos y 47 heridos de diversa gravedad. Tras su paso dejó además alrededor de 57.000 hogares sin luz en 12 provincias de Japón, según la cadena pública NHK.

Ante la inminencia del tifón, las autoridades japonesas ordenaron la evacuación de 53.000 personas en tres provincias, además la recomendaron a un total de 2.150.000 residentes de ocho provincias.

Se prevén inundaciones y aludes de tierra, la prefectura de Kanagawa, en el sur de Tokio recomendó hoy evacuar a unas de 280.000 personas de municipios como Odawara, Ebina o Atsugi, mientras que la localidad de Toride en Ibaraki, al norte de la capital nipona, hizo lo propio con otras 109.000.

En tanto que unos 58.000 residentes de Fujieda u Toyohashi, también al sur de Tokio,  fueron alertados para abandonar sus hogares debido a las cercanías con ríos o montes propensos a sufrir desprendimientos.

Por otra parte, hubo incidencias en el tráfico aéreo que volvió a la normalidad a medio día de hoy en esa región, tras ser cancelados más 600 vuelos nacionales e internacionales, la mayoría con origen o destino en los aeropuertos tokiotas de Haneda y Narita.

Asimismo varias líneas de ferrocarril se vieron obstaculizadas por la alerta del fenómeno meteorológico, 104 trenes de Shinkansen de Tokaido (entre Osaka y Tokio) fueron cancelados, lo que afectó a 107.000 pasajeros. El tren de alta velocidad, que une Tokio y Osaka, también tuvo que ser suspendido por las fuertes lluvias, lo que afectó a más de 100.000 pasajeros.

En la ciudad de Tokio funcionaron algunos trenes durante la mañana con menor frecuencia, mientras que las escuelas de 16 distritos no tuvieron actividad.