El Papa Francisco destituyó a Lieveres

PAPA FRANCISCO

El Papa ordenó la destitución del obispo de la diócesis paraguaya de Ciudad del Este, Rogelio Ricardo Lieveres, acusado entre otros cargos de encubrir abusos sexuales por parte de sacerdotes de su diócesis y manejos financieros fraudulentos.

 

La decisión del Sumo Pontífice se llevo a cabo tras enviar a un cardenal y a un obispo en visitas apostólicas, durante las que comprobaron la existencia de una grave situación. Francisco destituyó ayer al obispo conservador de la diócesis de Ciudad del Este, monseñor Rogelio Livieres.

El Papa  designó en su lugar como “administrador apostólico” a monseñor Ricardo Jorge Valenzuela Rios, obispo de Villarrica del Espíritu Santo, afirmó en un comunicado la sala de prensa del Vaticano.

En la orden de remoción, Francisco pide “al clero y a los católicos de Ciudad del Este” que acojan la decisión de la Santa Sede “con espíritu de obediencia, docilidad y sin desavenencias”.

De acuerdo con algunas fuentes religiosas, el Papa había pedido la renuncia a Livieres, quien se negó a presentarla, con lo cual terminó por destituirlo, algo poco usual en las medidas del Vaticano.

Cabe destacar que esta disposición de Francisco se realizó en el marco de “tolerancia cero” que prometió aplicar con los curas pedófilos y la destitución del controvertido obispo paraguayo por encubrimiento, es un gesto coherente con la nueva línea de conducta eclesiástica que intenta incorporar el Sumo Pontífice.

Por su parte, Lieveres se encuentra en Roma y reprobó duramente su destitución. Aunque expresó que aceptaba su remoción de jefe de la diócesis como hijo obediente de la Iglesia, planteó que el Papa deberá rendir cuentas a Dios pues no lo hizo con él, más allá de los muchos errores humanos cometidos y remarcó que el pueblo paraguayo y él fueron no fueron escuchados.