Francisco: “El mal no tendrá la última palabra, sino el amor, la misericordia y el perdón”

papa_francisco

El papa presidió su segundo Vía Crucis, del que participaron al menos 40.000 personas en el Coliseo Romano. Mirá el video.

 

Vestido con una bata blanca, Francisco dio inicio al rito tradicional del Viernes Santo en la liturgia cristiana. El Vía Crucis rememora el camino de Cristo hacia su crucifixión y durante la ceremonia, la cruz, portada por diferentes personas que se la van cambiando de manos, recorre el Coliseo, del que sale para pasar frente al Arco de Trajano y para llegar, finalmente, al Palatino, donde la espera el papa.

En ese recorrido, la cruz se detiene en catorce ocasiones para leer las meditaciones, que narran el camino de Cristo hacia su muerte y que este año el papa Francisco encargó a monseñor Giancarlo Maria Bregantini, quien le dio un marcado cariz social, como el hecho de que los encargados de portar la cruz fueron inmigrantes, adictos, personas en situación de calle, enfermos y niños.

En un discurso de apeas cuatro minutos y que no estaba previsto, Francisco proclamó: “Guíanos Jesús de la cruz a la resurrección. Enséñanos que el mal no tendrá la última palabra, sino el amor, la misericordia y el perdón. Recordemos a los enfermos, a las personas abandonadas para que encuentren bajo la cruz la fuerza de la esperanza”.

Compartir
Melisa Müller
27 años, Comunicadora Social . Twitter: @Melii_Muller // email: melisa@cordobatimes.com