El papa Francisco ofició la misa Crismal

Más tarde lavará los pies a 12 discapacitados en Santa María de la Providencia.

 

Bergoglio, tras haber abierto los ritos de la semana santa con la Procesión de las Palmas y la misa solemne de la jornada del pasado Domingo de Ramos, hoy celebró en la basílica de San Pedro la Misa Crismal, en la que los sacerdotes renuevan las promesas sacerdotales, pobreza, castidad y obediencia.

Durante la homilía de la Misa crismal, el Sumo Pontífice le habló a los curas de todo el mundo y se refirió a la función de ellos dentro de la Iglesia. En este contexto, señaló: “Me gusta pensar la alegría contemplando a nuestra señora María”.” El sacerdote es el más pobre de los hombres si Jesús no lo enriquece con su pobreza. Soy sacerdote porque él miró con bondad mi pequeñez y desde esa pequeñez recibimos nuestra alegría”.

Instó además a los religiosos a que dejen las puertas abiertas de su Iglesia para que sean “refugio de pecadores, hogar para los que viven en la calle, casa de bondad para los enfermos, campamento para los jóvenes, aula para la catequesis de los pequeños de primera comunión y lugar donde el pueblo de Dios tiene un deseo o una necesidad”.

Más tarde, el Padre Santo participará del tradicional lavado de pies a enfermos y minusválidos en un hospital, ceremonia que recuerda el gesto de Jesús en su última cena. El año pasado Francisco había elegido a menores detenidos en la cárcel de Casal del Marmo (Roma) y en esta oportunidad lo hará en el Centro para Discapacitados Santa María de la Providencia.