Ayer, almuerzo con el Papa. Hoy, reunión con Hollande

La primera mandataria argentina, Cristina Fernández de Kirchner continúa con sus actividades en el viejo continente: previamente, estuvo en Italia donde fue recibida por Bergoglio, luego partió a París.  

 

La presidenta almorzó el lunes con el papa Francisco en la residencia de Santa Marta, en el Vaticano.  El encuentro duró alrededor de tres horas, y ella lo definió como “muy cálido y especial”.

La gobernante brindó detalles de lo conversado con el sumo pontífice durante una conferencia de prensa, en el aeropuerto de Roma-Ciampino. Contó que hablaron sobre la juventud y el trabajo, temas que le causan una profunda preocupación al Sumo Pontífice. Sobre esto,  destacó en su cuenta de twitter: “El Papa menciona que la exclusión, sobre todo en los jóvenes, es uno de los principales motivos de la inseguridad”, y agregó que “lo que lo desvela también es la no estigmatización de los jóvenes frente a estos hechos”.

Además, también conversaron sobre las situaciones de violencia que por estas horas se viven en algunas partes del mundo, sobre todo en Europa del Este, ante el peligro latente de un conflicto bélico, consecuencia de la crisis política en la región de Crimea.

Respecto de la actualidad latinoamericana, nuestra representante consideró que con Francisco tienen “un lenguaje común”, y puntualizó que el sumo pontífice le recomendó “la necesidad de que la región de América del Sur esté unida”.

Una vez en Francia…

Ayer, la jefa de Estado arribó a París a las 19:15 hs. (15:15 de Argentina) y se dirigió al hotel Intercontinental, donde se hospeda, ubicado en el barrio de la Ópera de la capital gala. Hoy tiene previsto participar por la tarde del tradicional desfile militar en homenaje a Napoleón Bonaparte, y el miércoles se reunirá con el presidente Hollande en el Palacio del Elíseo, sede del gobierno francés.

Posteriormente, el jueves Cristina inaugurará junto al primer ministro francés, Jean-Marc Ayrault, el Salón del Libro de París, donde Argentina es el país invitado de honor en esta edición. Con distintas propuestas que hacen eje en las letras, la fotografía y la música, y una gran muestra homenaje a Julio  Cortázar, nuestra patria será homenajeada y tendrá un pabellón de 500 metros cuadrados, donde asistirán más de 40 autores nacionales que viajan para presentar sus obras.