El salame de la Colonia, destacado por la ONU

salame-caroyense

Forma parte de un informe elaborado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), por ser un producto de renombre y reputación a nivel nacional, y una calidad ya reconocida por los consumidores.

 

El documento trata sobre producciones regionales en Latinoamérica que, al estar vinculadas con procesos de calidad en origen, potencian las posibilidades de desarrollo económico en sus zonas.

Junto al caso del salame de Colonia Caroya, el informe cita otros tres casos que también abordó especialmente: al guaraná de Maues (Brasil), el merkén de Chile, y el pallar de Ica (Perú).

 El salame típico de Caroya se incluyó porque es el primer alimento en Argentina que obtuvo el sello de Indicación Geográfica (IG), tras la evaluación a que lo sometió la Comisión Nacional Asesora de Indicaciones Geográficas (IG). También obtuvo el de Denominación de Origen (DO), de productos agrícolas y alimentarios, emitido por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, en noviembre del año pasado.

¿Cómo reconocer un buen salame?

Para saber cuándo está frente a un producto de calidad, y no terminar siendo víctima de falsificaciones, hay algunos consejos básicos que se deben tener en cuenta.

En primer lugar, revisar cómo es el emplumado externo porque el salame tiene que haber logrado uno característico que no es igual en un salame común que en uno chamuscado, rojo por fuera, oscuro, y que tiene tres días de elaborado, como muchos de los que se compran en supermercados.

Luegi hay que evaluar la calidad de pelado y si la adhesión es correcta. Hay algunos salames con lo que se reniega, porque en el momento de la maduración se equivocaron en la humedad.

También es importante proceder al corte para ver cómo responde al cuchillo cuando se va cortando, porque hay salames que a pesar de que tienen el estacionamiento correcto, no logran el cuerpo adecuado. Cuando se corta al cruce la rodaja fina se ve si acompaña al cuchillo. Si no acompaña quiere decir que le falta cuerpo, porque al cortar apenas se tiene que mover la feta.

Por último, abrir de punta a punta el producto y ver la distribución de los dados de tocino, para saber si hubo un buen manejo del material y preocupación del productor por mezclar.

Compartir
Melisa Müller
27 años, Comunicadora Social . Twitter: @Melii_Muller // email: melisa@cordobatimes.com