Una mirada global al sector agrícola

El campo no escapa a las generales de la ley y a pesar de los esfuerzos de normalizar el marco coyuntural por parte del gobierno nacional, la incertidumbre sigue siendo un actor principal en la agricultura.

Panorama agrícola-financiero semanal

Pese a las mejoras registradas en la rueda del viernes, en la Bolsa de Chicago se cortó la racha alcista de la soja, tras nueve semanas positivas consecutivas. El maíz, en cambio, sumó el sexto segmento comercial con resultado a favor. Para el trigo, el avance de la cosecha de las variedades de invierno extendió la tónica bajista, que completó la segunda semana seguida. La mayor afluencia de camiones hacia las terminales argentinas le restó sostén a los precios de los granos gruesos.

Indicadores que impactan en los costos

SOJA

Resultó negativo el balance de la semana para los precios de la soja en el mercado doméstico, donde la normalización de la logística y las bajas registradas en el mercado externo hasta el jueves, día en que cerró la semana local, afectaron la firmeza de las cotizaciones de la oleaginosa. Las propuestas de las fábricas para la zona del Gran Rosario bajaron de 4000 a 3900 pesos por tonelada, en tanto que las de los exportadores se redujeron de 4100/4200 a 4000 pesos. De igual modo, las ofertas para Bahía Blanca y para Necochea cayeron de 4150 a 4000 y de 4100 a 4000 pesos, respectivamente. El jueves, el FAS teórico fue calculado por el Ministerio de Agroindustria de la Nación (Minagro)en $ 3893 por tonelada, en tanto que para el martes, el indicador vigente será de 3867 pesos.

La soja de la próxima cosecha se negoció el jueves a 270 dólares por tonelada para la zona de Rosario, por debajo de los 280 dólares del viernes 10. El balance negativo también se reflejó en el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), donde los contratos julio y noviembre de la soja retrocedieron de 308,50 a 296,40 y de 322 a 306,50 dólarespor tonelada.

Acerca de los cultivos, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) relevó el jueves el avance de la cosecha de soja sobre el 91,4% del área apta que, con un rinde promedio de 31 quintales por hectárea, ya aportó algo más de 52 millones de toneladas, sobre un total sostenido en 56 millones. “La recolección de cuadros se encuentra muy próxima a culminar en Santa Fe y Entre Ríos, finalizando la campaña con rendimientos entre 4 y 10 quintales por hectárea por debajo de las productividades registradas a igual fecha del ciclo previo. En cambio, hacia el Sur de la región agrícola, sectores del oeste, sudoeste y del centro de Buenos Aires, como así también en amplios sectores de La Pampa, el ciclo se cerraría con nuevos récords históricos de rinde”.

Por su parte, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) elevó el miércoles de 55 a 55,30 millones de toneladas su previsión sobre la cosecha de soja. La mejora respondió a los ajustes positivos en rindes de diversas zonas de Buenos Aires que, no obstante, lejos quedaron de poder compensar las disminuciones acontecidas en la franja central. “La recolección avanzó sobre el 89% del total de la superficie a cosechar, con un área perdida que se estima en 1,2 millones de hectáreas, frente a 1,1 millones calculados en el informe previo”.

Fue negativo el balance de la semana para los precios de la soja en la Bolsa de Chicago y terminó así la racha alcista que completó nueve semanas consecutivas. En efecto, las posiciones julio y agosto de la oleaginosa resignaron un 1,59 y un 1,51%, al pasar de 432,94 a 426,04 y de 432,75 a 426,23 dólares por tonelada. Las pérdidas podrían haber sido mayores de no mediar las subas cercanas a los 10 dólares de la rueda del viernes.

Así, la visto durante el segmento comercial fue una muestra más de la volatilidad que se registrará durante los próximos meses, donde la activa participación de los fondos exacerbará cada movimiento del mercado, en función de los pronósticos climáticos que se vayan sucediendo para las zonas agrícolas del Medio Oeste de los Estados Unidos y del impacto que la concreción o no de los mismos tenga sobre la evolución de los cultivos, sobre todo luego de los recortes de las existencias hechos por el USDA en su último informe mensual.

En ese sentido, el lunes el organismo estadounidense ponderó el 74% de la soja en estado bueno/excelente, por encima del 72% de la semana pasada y del 67% vigente a igual fecha de 2015. El dato oficial también quedó por encima del 72% promedio calculado por los operadores, en un rango que  fue del 69 al 74 por ciento. Además, relevó el avance de la siembra sobre el 92% del área prevista, contra el 83% de la semana pasada; el 85% vigente un año atrás, y el 87% promedio. El dato oficial quedó en línea con el 92% promedio de las estimaciones privadas. Añadió que emergió el 79% de las plantas, frente al 65% del reporte anterior; al 72% del año pasado, y al 72% promedio.

El reporte semanal sobre las exportaciones estadounidenses fue positivo para los precios de la soja, dado que el jueves el USDA relevó ventas 2015/2016 por 816.400 toneladas, por encima de las 758.500 toneladas del segmento anterior y del rango previsto por el mercado, de 400.000 a 600.000 toneladas. En cuanto al ciclo 2016/2017, el organismoreportó negocios por 768.600 toneladas, por encima de las 475.500 toneladas de la semana pasada y dentro del rango calculado por los operadores, de 600.000 a 800.000 toneladas.

En el inicio de la semana, la consultora Informa Economics elevó de 33,62 a 33,92 millones de hectáreas su previsión sobre la superficie sembrada con soja en los Estados Unidos. Dicha área quedó por encima de los 33,29 millones calculados por el USDA en su reciente informe mensual.

MAIZ

Con importantes bajas para los precios del maíz disponible terminó la semana el jueves en el mercado doméstico. Este sinceramiento del mercado fue producto del aumento de camiones ingresados en todas las terminales, dada la mejora del clima y la mayor celeridad que está registrando la cosecha tras el cierre en muchas zonas de la recolección de soja. Las ofertas de los exportadores se redujeron de 3000 a 2600 pesos por tonelada para la zona del Gran Rosario y para el puerto de Bahía Blanca. En tanto que se mantuvieron estables, en US$ 200 para Necochea. El FAS teórico del jueves fue calculado por el Minagro en $ 2511, mientras que el indicador para el martes fue fijado en 2504 pesos por tonelada.

Las ofertas diferidas para el segundo semestre oscilaron de 180 a 185 dólares por tonelada. En tanto que las propuestas por el maíz de la próxima cosecha se mantuvieron en US$ 175 para la zona del Gran Rosario; bajaron de 175 a 173 dólares para Bahía Blanca, y crecieron de 160 a 165 dólares para Necochea. En el Matba, el balance fue negativo, dado que las posiciones julio y septiembre bajaron de 190 a 185,50 y de 188 a 185 dólares por tonelada.

Acerca de los cultivos, el jueves la BCBA relevó el avance de la cosecha de maíz para grano comercial sobre el 35,3% del área apta, con un rinde promedio nacional de 89,1 quintalespor hectárea y con un volumen sostenido para el cierre de la cosecha en 25 millones de toneladas. “La recolección se dio de manera más ágil en el centro del área agrícola nacional. Asimismo, la cosecha de los primeros lotes tardíos en la provincia de Córdoba brindó rendimientos por sobre las expectativas iniciales. A la fecha, aún se mantiene un retraso respecto de la campaña previa, pero la liberación de máquinas por parte de la soja y las buenas condiciones del tiempo permitieron avanzar de manera firme”.

Por su parte, la BCR elevó el miércoles de 25 a 27 millones de toneladas su previsión sobre la cosecha argentina. Los fundamentos tenidos en cuenta fueron el incremento del rinde promedio nacional, de 76,7 a 78,6 quintales por hectárea, y la reducción del área que no será cosechada para obtener grano comercial, que pasó de 1.000.000 a 820.000 hectáreas. Esto último respondió a la intención de muchos productores de capitalizar los buenos precios vigentes para el grano grueso.

Por sexta semana consecutiva, los precios del maíz cerraron en alza en la Bolsa deChicago. En efecto, las posiciones julio y septiembre del cereal sumaron un 3,48 y un 3,57%, al pasar de 166,53 a 172,33 y de 168,30 a 174,30 dólares por tonelada. El principal fundamento alcista fue la especulación de los fondos de inversión con la posibilidad de que el tiempo seco afecte los cultivos en el inicio de la etapa de polinización, clave para determinar el potencial de rinde de las plantas.

Como se señaló en el espacio de la soja, esta activa participación de los grandes inversores, acentuada tras las pérdidas registradas en la cosecha de maíz de Brasil y luego de que el USDA redujo su previsión sobre las existencias finales estadounidenses, generará un elevado nivel de volatilidad en los próximos meses para los precios de los granos gruesos.

En cuanto a los cultivos, el lunes el USDA dio por terminada la siembra de maíz y añadió que emergió el 96% de las plantas, frente al 90% del reporte anterior; al 95% de 2015 para la misma fecha, y al 94% promedio. En cuanto al estado, ponderó un 75% en estado bueno/excelente, sin cambios respecto de la semana pasada, pero por encima del 73% vigente un año atrás. El dato oficial resultó superior al 74% promedio previsto por el mercado.

Acerca de las exportaciones semanales de los Estados Unidos, el jueves el USDA relevó ventas 2015/2016 de maíz por 909.700 toneladas, por debajo de las 1.558.900 toneladas del reporte anterior y cerca del mínimo previsto por el mercado, en un rango que fue de 900.000 a 1.200.000 toneladas. En cuanto al ciclo 2016/2017, el organismo relevó negocios por 178.700 toneladas, por encima de las 120.400 toneladas de la semana pasada, pero por debajo del rango esperado por los operadores, de 200.000 a 400.000 toneladas.

El lunes, la consultora estadounidense Informa Economics, redujo levemente de 37,82 a 37,49 millones de hectáreas su previsión sobre el área sembrada con maíz en el ciclo 2016/2017 en los Estados Unidos y la dejó también levemente por debajo de los 37,67 millones calculados por el USDA en su último reporte mensual.

TRIGO

Las ofertas de los exportadores por trigo condición cámara bajaron en el transcurso de la semana de 2550 a 2450 pesos por tonelada para la zona del Gran Rosario y para el puerto de Bahía Blanca, en tanto que se mantuvieron estables en $ 2450 para Necochea. El cereal de calidad se mantuvo sin cambios, dado que las propuestas se mantuvieron en US$ 200 por tonelada para Bahía Blanca; en US$ 195 para Rosario, y en US$ 185 para Necochea. El jueves, el FAS teórico para el trigo pan y para el trigo con baja proteína fue calculado por el Minagro en 2611 y en 2390 pesos por tonelada, mientras que para el martes próximo fueron fijados en 2645 y en 2421 pesos, respectivamente.

También se mantuvo estable el trigo de la próxima cosecha, dado que los compradoresvolvieron a pagar 170 dólares por tonelada para todas las terminales. En cuanto a los molinos, las ofertas relevadas a diario por la BCBA pasaron de 2400/4120 a 2450/4100 pesos por tonelada, según calidad, procedencia y forma de pago. En el Matba, el balance fue positivo para el contrato julio, que pasó de 181 a 186 dólares, mientras que resultó neutro para la posición enero, que quedó estable, en 171 dólares.

Acerca de los cultivos, el jueves la BCBA relevó el avance de la siembra de trigo sobre el 30% de los 4,5 millones de hectáreas previstos, con un progreso semanal de 13,6 puntos y con un atraso interanual de 4,7 puntos. “Durante la última semana se registraron condiciones climáticas óptimas para la incorporación de nuevos lotes de trigo en el centro del país”, dijo la entidad y detalló que cobraron mayor fluidez las siembras sobre las regiones centro-norte de Santa Fe, sur de Córdoba y en el núcleo Norte.

Por su parte, la BCR indicó el miércoles que el trigo se vuelve a posicionar con fuerza en las rotaciones. “Se proyecta la intención de siembra del cereal 2016/2017 en 4,7 millones de hectáreas, superando ampliamente las 3,5 millones del año pasado. Además, los planes incluyen muchos planteos con alta tecnología. Así, luego de una de las campañas peor fertilizadas, los planes incluyen ajustar positivamente las dosis de nitrógeno para obtener buenos rindes y buena calidad. El tiempo seco de esta última semana y media reactivó el ritmo de las labores de implantación, llevándose sembrado un millón de hectáreas en todo el país”.

Por segunda semana consecutiva, los precios del trigo estadounidense cerraron en baja.En efecto, la posición junio del cereal en Chicago y en Kansas perdió un 2,78 y un 1,57%, al pasar de 181,88 a 176,83 y de 172 a 169,30 dólares por tonelada, respectivamente.Las principales razones bajistas fueron el avance de la cosecha de las variedades de trigo de invierno y el buen estado de los cultivos.

En ese sentido, el lunes el USDA relevó el avance de la cosecha de los trigos de inviernosobre el 11% de la superficie apta, frente al 2% de la semana pasada; al 9% vigente un año atrás, y al 18% promedio de las últimas cuatro campañas. Este dato quedó por debajo del 12% esperado por el mercado. Y ponderó el 61% de los cultivos en estado bueno/excelente, por debajo del 62% de la semana pasada, pero lejos del 43% vigente un año atrás. El dato publicado por el organismo quedó por debajo del 62% previsto por los operadores. En cuanto al trigo de primavera, el organismo ponderó el 79% de las plantas en estado bueno/excelente, sin cambios respecto del reporte anterior, pero por encima del 70% vigente un año atrás. El dato oficial quedó en línea con el 79% promedio estimado por los operadores.

En su trabajo semanal sobre las exportaciones estadounidenses, el USDA relevó ventas 2016/2017 por 762.900 toneladas, por encima de las 223.800 toneladas del segmento anterior y del rango previsto por el mercado, de 250.000 a 450.000 toneladas.

Fuente: Granar Research