Al campo no lo frenan los avatares coyunturales y climáticos

 CULTIVOS EXTENSIVOS

El sector agropecuario sigue renaciendo entre la cenizas y las inclemencias políticas, económicas y climáticas. Su principal cultivo con un precio internacional que está a casi la mitad de aquel techo que tocó los  650 dólares por tonelada, y la inflación que no para de achicar los márgenes a los productores.

 

Más alla de todo, la manija que mueve el principal motor económico del país sigue dando respuestas y apostando a la productividad.

Estado de los Cultivos en la Argentina

En su informe semanal al 5 de febrero, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires estimó en 57 millones de toneladas la cosecha argentina de soja, un volumen que, de alcanzarse, implicará un nuevo récord para la producción nacional. Acerca del maíz, la siembra para grano comercial progresó sobre el 99,2% de los 3 millones de hectáreas previstas. Y la cosecha de girasol avanzó sobre el 15,3% de la superficie apta, mientras que el volumen productivo esperado fue sostenido en 2,4 millones de toneladas.

SOJA

Luego de incorporar los últimos cuadros en las regiones NOA, NEA y Centro-Norte de Santa Fe, al presente informe se da por finalizada la siembra nacional y la estimación de área destinada a esta oleaginosa se mantiene en 20.400.000 hectáreas para la campaña en curso. En paralelo, aproximadamente un 80 % de la presente estimación de superficie corresponde a lotes de primera, los que en su gran mayoría se encuentran transitando etapas críticas para la generación de rendimiento, bajo muy buenas condiciones ambientales en gran parte del centro de la región agrícola. En consecuencia, luego de alcanzar una superficie récord de siembra, y si las condiciones climáticas continúan acompañando al desarrollo del cultivo, la producción nacional de soja podría alcanzar un volumen también récord de 57.000.000 de toneladas durante el presente ciclo.

Simultáneamente, durante los últimos siete días se registraron lluvias de variable intensidad, que permitieron reabastecer los perfiles del suelo sobre extensas áreas de la región bonaerense, pero también en sectores de Córdoba, San Luis, centro y noreste de Santa Fe, y sectores del NOA. Algunas de estas zonas mantenían deficiencias hídricas que fueron revertidos luego de estas últimas lluvias.

Puntualmente sobre la región NOA los lotes implantados durante diciembre transitan etapas vegetativas avanzadas (V6-V8), pero también se relevan parcelas puntuales en estado reproductivo (R1-R2) y en buenas condiciones generales, contando con adecuadas reservas hídricas. Los cuadros sembrados en fechas más tardías transitan estadíos vegetativos, mostrando una gran variabilidad en los niveles de desarrollo alcanzado y ello es producto de disímiles pulsos de siembra. Parte de estos últimos cuadros recién mencionados se encontraban con regular condición hídrica, escenario que podría haberse revertido luego de las precipitaciones registradas durante la elaboración del presente informe. En lo que respecta al estado sanitario del cultivo, podemos mencionar relevamientos de lepidópteros (bolillera, medidora) y coleópteros (picudo), este último con menor incidencia y severidad que la campaña previa debido a la falta de condiciones óptimas para su desarrollo.

Hacia el este, lotes implantados en la región NEA presentan condiciones de normales a buenas en general, encontrándose algunos sectores en estados regulares. Estos últimos cuadros, incorporados más tardíamente, mantenían condiciones de hídricas deficitarias, las que podrían revertirse luego del paso de un frente de tormenta registrado durante las últimas horas. La mayoría de las parcelas transitan estadíos vegetativos; pudiendo mencionar lotes más avanzados, correspondientes a siembras tempranas, que se encuentran en etapas reproductivas (R1-R8). Por el momento la presión de plagas y enfermedades es baja, solo destacándose presencia puntual de chinche e isocas.

Sobre gran parte de la región central del país, la condición hídrica actual varía entre adecuada y óptima, con zonas aisladas que aún mantienen deficiencias hídricas en sectores de Córdoba, pero también se relevan lotes con excesos hídricos en las regiones Núcleo Norte y Centro-Este de Entre Ríos. En todas estas regiones los cuadros de primera transitan en su mayoría etapas reproductivas críticas para la formación de rinde, reflejando una condición de cultivo entre normal y muy buena. Como resultado de la condición del cultivo y su avanzado desarrollo reproductivo, las expectativas de rinde relevadas prevén en su gran mayoría productividades muy próximas a los máximos promedios históricos de cada zona.

Hacia el Norte de La Pampa y Oeste de Buenos Aires, se relevaron lluvias de variable intensidad, con picos que superaron los 200 mm en 30 de Agosto, precipitaciones superiores a 70 mm en General Villegas y promedios de 15 a 30 mm en Los Toldos, 9 de Julio, Lincoln entre otros. Sectores de esta región mantenían condiciones de déficit hídrico, en muchos casos revertidas luego de las lluvias mencionadas. Las siembras de primera transitan estadíos reproductivos, desde plena floración hasta plena fructificación (R2-4), bajo condiciones de cultivo que varían entre normal y muy buenas. Frente a este escenario, las expectativas de rinde relevadas también se ubican muy por encima al promedio histórico regional. Siembras de segunda aún transitan etapas de diferenciación de nudos, con lotes puntuales floreciendo.

Por último, tanto en el Sur de La Pampa y Sudoeste de Buenos Aires, como así también sobre el Sudeste y Centro de esta última provincia, se relevaron cuadros de primera transitando estadíos reproductivos de floración e inicios de diferenciación de vainas (R1-R3). En relación a la oferta hídrica, sobre el sudoeste y sudeste bonaerense se relevaron niveles regulares, fenómeno revertido en gran medida por las precipitaciones registradas en horas de la mañana de la presente publicación. En términos generales la condición de los cultivos varía de buena a muy buena, mencionándose ataques puntuales de chinche e isocas. Con respecto a la soja de segunda, las mismas están transitando estadíos vegetativos; pudiendo mencionar lotes en floración (R1) sobre el centro de la provincia.

MAIZ

A la fecha se logró cubrir el 99,2 % de un área proyectada para la campaña en curso en 3.000.000 hectáreas; la superficie aún remanente se ubica en las zonas NOA, NEA y en cuadros puntuales en el Centro-Norte de Santa Fe los cuales se incorporarían sobre rastrojo de girasol recientemente cosechado. En números absolutos se han implantado más de 2,9 millones de hectáreas denotando un avance intersemanal de 4,2 puntos porcentuales y un adelanto interanual de 1 punto.

De forma simultánea se están trillando los primeros lotes de materiales precoces en el norte santafecino, en el Centro-Este de Entre Ríos y en la provincia de Corrientes. Si bien la superficie recolectada aun no es significativa, cabe destacar que la trilla de este importante cereal ha dado comienzo registrando buenos rendimientos, que van desde los 40 qq/Ha a los 90 qq/Ha dependiendo de las lluvias acumuladas durante su ciclo y de la tecnología utilizada en cada región.

Hacia el Centro-Norte de Córdoba los cuadros de siembras tempranas se encuentran finalizando el llenado de granos en muy buenas condiciones, esperando rindes que superen la media histórica regional. Del mismo modo, los cuadros tardíos sembrados durante el mes de diciembre y enero presentan un abanico de estadíos que van desde 5 hojas completamente desplegadas hasta comienzos de floración. La condición de los cuadros es muy buena, pero se necesitan nuevos pulsos hídricos que repongan la humedad del perfil.

En la zona núcleo maicera (Norte y Sur) las condiciones de los cuadros de siembras tempranas son buenas en un 50 % de los casos, muy buenas en un 20 % y excelentes en un 30 %; mientras transitan estadíos desde grano duro (R5) a madurez fisiológica. De esta manera, se espera obtener productividades que se ubiquen por encima de los promedios históricos regionales. A nivel sanitario, se reporta presencia de pústulas de roya y tizón. A esto debe sumarse la presencia de poblaciones de gusano cogollero, el cual ha sido controlado por medio de aplicaciones de fitosanitarios. Por su parte, el grueso de los cuadros de siembras tardías y de segunda ocupación se encuentra culminando las etapas vegetativas en óptimas condiciones hídricas y sanitarias.

En el Centro-Este de Entre Ríos han comenzado a trillar los materiales ultra precoces sembrados a fin de agosto; arrojarondo productividades entre 70 y 80 qq/Ha. El resto de los cuadros de fechas tempranas se encuentran perdiendo humedad en el grano. Las muy buenas condiciones que tuvieron durante su ciclo, sin limitantes de agua y con una sanidad en niveles normales, permiten esperar rendimientos que superen la media zonal histórica. Lo único que podría generar incertidumbre a la hora estimar un rendimiento a cosecha, es la cantidad de días nublados durante la etapa reproductiva del cereal.

Los cuadros sembrados en fechas tempranas hacia el Norte de La Pampa-Oeste de Buenos Aires presentan gran heterogeneidad en su condición dependiendo de las lluvias recibidas durante su ciclo y la tecnología aplicada en cada lote. En cambio, aquellos lotes implantados durante los meses de noviembre y diciembre presentan mejores condiciones; los más adelantados ya transitan estadíos de grano duro y los más atrasados continúan diferenciando hojas.

Las perspectivas a cosecha para la zona Centro de Buenos Aires son muy buenas, dado que hoy el grueso de las siembras tempranas transita pleno llenado de granos sin haberle faltado agua durante su desarrollo. Hoy las productividades esperadas a cosecha superan ampliamente la media zonal histórica.

Por último, la zona de la Cuenca del Salado también espera obtener muy buenos rendimientos, dado que el maíz de primera ha tenido buenas condiciones hídricas durante su ciclo. Hoy las expectativas a cosecha presentan un rango de 80 a 100 qq/Ha. Al igual que en gran parte de las zonas agrícolas, se hicieron presentes enfermedades tales como roya y tizón, las cuales están siendo controladas.

GIRASOL

Cerca de finalizar las labores de recolección en la zona NEA, el progreso en la trilla nacional asciende al 15,3 % de la superficie estimada. El rendimiento promedio se ubica en 19,2 qq/Ha, al tiempo que se da por iniciada la cosecha en las regiones Centro-Este de Entre Ríos, Núcleo Norte y en el Sur de Córdoba. El avance intersemanal asciende a los 2,3 puntos porcentuales, mientras la comparación interanual refleja un retraso de 7,5 puntos. La producción nacional proyectada para el presente ciclo se ubica en 2.400.000 toneladas.

El NEA ha cosechado el 98,5 % de los cuadros, de los cuales se calcula un rinde promedio de 19 qq/Ha. Si bien se registraron nuevos eventos de precipitaciones sobre la región Centro-Norte de Santa Fe, durante los últimos siete días han ocurrido importantes progresos en la cosecha girasolera regional. De esta forma, el avance de trilla cubre el 75 % de la superficie apta y el rendimiento calculado asciende a 19,5 qq/Ha.

Las vecinas regiones Sur de Córdoba y Núcleo Norte registran un progreso de trilla de 20 y 30 % respectivamente, entregando buenos rendimientos pero dentro de los valores esperados. Para la región Centro-Este de Entre Ríos, también se registran avances en la recolección de cuadros localizados principalmente hacia el departamento de La Paz. Al mismo tiempo, los lotes del Núcleo Sur se acercan a la madurez fisiológica por lo cual dentro de las próximas semanas se espera que comience la trilla en esta región.

Otra zona que se acerca a la fecha de recolección es el Norte de La Pampa y Oeste de Buenos Aires. En la misma, los primeros cuadros han completado el proceso de llenado de grano en buenas condiciones, mientras que otros más tardíos han culminado el estadío de floración. Las expectativas de rendimiento se consolidan levemente por encima de los rendimientos históricos y se espera el ingreso de las cosechadoras para que las confirmen.

El Centro de Buenos Aires presenta lotes en buenas condiciones con una oferta hídrica adecuada para el cultivo. El estadío de desarrollo alcanzado por el grueso de los cuadros es llenado de granos y las expectativas productivas son buenas.

Para el Sudoeste de Buenos Aires y Sur de La Pampa es considerable la proporción de cuadros que han ingresado a la fase de llenado de granos. En esta región han ocurrido importantes precipitaciones durante los últimos días, las cuales apuntalan la buena condición que presenta el cultivo.

Por último para la región Sudeste de Buenos Aires el estadío de desarrollo logrado es dispar, y se encuentran girasoles desde floración, sembrados de forma tardía, hasta lotes alcanzando la madurez fisiológica en la zona costera. Al igual que la vecina región, un frente de tormenta ha descargado agua sobre esta zona, principalmente hacia el oeste de la misma y, según pronósticos climáticos, se espera que durante estos días ocurran nuevos eventos de precipitaciones. En líneas generales se habla de un cultivo que presenta buenas condiciones y la trilla iniciaría hacia fin de febrero.

Fuente: Granar.com.ar