Muchos impuestos y poco girasol

“La producción de girasol sufre una abrumadora carga impositiva”, advirtió ASAGIR, ademas “la falta de estímulo pone en situación de quebranto a miles de productores”.

Las cuatro asociaciones por cadenas de valor (ACSOJA, ASAGIR, ARGENTRIGO y MAIZAR) vienen manteniendo reuniones para que desde los ámbitos oficiales se abra el debate acerca de las políticas que hoy impiden el normal funcionamiento y desarrollo del sector.

Entre otras cosas, advirtieron que la continuidad del girasol depende de un cambio urgente en el régimen de retenciones. En esta campaña, la peor de los últimos 40 años, la superficie sembrada no superó las 1,4 millones de hectáreas y la producción final estará entre 2 y 2,3 millones de toneladas.

Según advirtieron desde ASAGIR, la producción de girasol sufre una abrumadora carga impositiva y una dramática discriminación oficial al tributar Derechos de Exportación del 32 y el 30 %, según se exporte como grano o transformado en aceites y pellets de harina vegetal. Hoy, la falta de estímulo para la producción de girasol pone en situación de quebranto a miles de productores de zonas marginales que no tienen otra alternativa agrícola y a raíz de la disminución del saldo exportable y la pérdida de mercados, compromete el futuro de numerosas plantas industriales desarrolladas en torno al cultivo, muchas de las cuales están radicadas en la provincia de Buenos Aires.

Fuente: fyo.com