Panorama general y completo sobre los principales cultivos

92

La segunda quincena de febrero y lo que va de marzo se comporta muy favorable para los precios de la soja.

 

A pesar de que a primeras horas del día nos enterábamos de que  China acaba de mostrar su negativa a los embarques provenientes de EE UU, en el mercado local  sigue firme la demanda de la oleaginosa.

Miremos en detalle lo acontecido en la última semana respecto a los principales cultivos

Soja

Foto de un campo cercano a Jesús María (Córdoba); gentileza de María Silvina Antonini
Campo cercano a Jesús María (Córdoba) – Foto gentileza de María Silvina Antonini

Resultó muy positivo para los precios de la soja el balance de la semana, en línea con las mejoras registradas en la Bolsa de Chicago. En Rosario, el valor de la soja con entrega durante los primeros días de marzo pasó de 320 a 350 dólares por tonelada, con la posibilidad de subir hasta 360 dólares en operaciones puntuales. El precio de pizarra fijado por la Cámara Arbitral de Cereales pasó de 2707 a 2815 pesos por tonelada. En los puertos del sur de Buenos Aires no hubo ofertas abiertas por soja con entrega inmediata.

La soja de la nueva cosecha también se negoció con mejoras. En efecto, el valor de la mercadería con entrega entre abril y mayo en la zona de Rosario pasó de 300 a 310 dólares por tonelada, en tanto que la oleaginosa para descarga entre junio y julio creció de 300 a 305 dólares. En Bahía Blanca y en Necochea, la transición fue de 305 a 315 y de 300 a 310 dólares, respectivamente. En el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), las posiciones mayo y julio de la soja subieron de 303,60 a 313 dólares y de 305,66 a 315,50 dólares.

En su nuevo informe semanal de comercialización agrícola, el Ministerio de Agricultura de la Nación (Minagri) indicó el miércoles que entre la exportación (del 13 al 19 de febrero) y la industria (del 6 al 12) sumaron compras de 223.900 toneladas de soja 2012/2013, que llevaron el total adquirido por ambos sectores a 42.810.300 toneladas. Sobre una cosecha sostenida por el Minagri en 49,30 millones de toneladas; existencias iniciales de 4,43 millones, y un stock final previsto en 3,13 millones, aún restaría comercializar 7.789.700 toneladas de soja remanente del ciclo anterior.

Respecto de la cosecha 2013/2014, este nuevo reporte mostró compras de la exportación y de la industria por 567.900 toneladas, que llevaron el total adquirido por ambos sectores hasta las 4.893.000 toneladas, un volumen que está un 36,68% por debajo de las 7.727.700 toneladas adquiridas a igual fecha del año anterior.

Acerca de los cultivos, el jueves la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) informó que más del 62% de la actual superficie récord de siembra, estimada en 20.350.000 hectáreas, se concentra en la franja central como cuadros de primera ocupación. “Estamos hablando de las regiones centro-norte y sur de Córdoba, centro-norte de Santa Fe, núcleos Norte y Sur, centro-este de Entre Ríos y norte de La Pampa-oeste de Buenos Aires. En gran parte de todas estas zonas, los cuadros de primera transitan en promedio estadíos críticos de diferenciación de vainas o etapas de llenado del poroto bajo condiciones hídricas favorables y con perspectivas de alcanzar elevados potenciales de rinde. Pese a ello, un fuerte ataque de isocas obligó a realizar sucesivas aplicaciones para control en varias de estas regiones. Estas tareas se demoraron sobre el margen este de la franja central debido a las continuas y abundantes lluvias de las últimas semanas”.

A pesar de las buenas perspectivas recién descriptas, cabe mencionar que en amplios sectores del extremo sur de Córdoba, como así también en La Pampa y en el oeste y el sudoeste bonaerense, el cultivo sufrió un fuerte déficit hídrico durante gran parte de diciembre y enero, extendiéndose en algunos casos hasta mediados de febrero. “Si bien muchas de estas zonas hoy registran condiciones hídricas favorables, se prevé que sólo puedan aportar rendimientos cercanos a sus promedios históricos o por debajo de los mismos. Esto último limita las perspectivas de la cosecha nacional y obliga a mantener nuestra proyección en 53.000.000 de toneladas para la campaña en curso. No obstante, aún no se descarta la posibilidad de que, una vez que ingresen las cosechadoras, el cultivo de soja muestre una favorable respuesta a la tardía recuperación hídrica, entregando rendimientos por encima a los actualmente previstos y obligando de esta manera a elevar nuestra proyección de volumen final”.

En el mismo sentido, el jueves la Guía Estratégica para el Agro (GEA), de la Bolsa de Comercio de Rosario, indicó que el rendimiento de la soja en la región núcleo superaría holgadamente el promedio de los últimos cinco años. “A pesar de los problemas, se considera como muy buena la campaña de soja 2013/2014 en la región núcleo. El rinde promedio de los últimos cinco ciclos de la soja de primera marca una media de 32 quintales por hectárea y en esta ocasión se espera superar aquel registro con 36 quintales”. Como condicionante, la GEA advierte que la presente es una campaña muy compleja y que de no llegar a controlarse efectivamente los actuales problemas sanitarios la productividad puede disminuir significativamente. “Olas de calor; malezas imposibles de erradicar; ataques severos de bolillera; excesos hídricos, y baja radiación, junto con enfermedades proliferando en un ambiente tan húmedo, podrían repercutir en la fotosíntesis y limitar el buen llenado de los granos”, explicó.

Por cuarta semana consecutiva, el balance fue positivo para la soja en la Bolsa de Chicago, donde los precios quedaron en el nivel más altos desde mediados de septiembre pasado. En efecto,los contratos marzo y mayo sumaron un 3,19 y un 3,95%, al pasar de 503,66 a 519,65 y de 499,81 a 519,56 dólares por tonelada. El principal fundamento alcista para la oleaginosa, que se nutre de otros factores coyunturales, es el magro stock de la oleaginosa en los Estados Unidos, sostenido en febrero por el USDA en 4,09 millones de toneladas, contra la percepción del mercado, que ya lo cree por debajo de los 3,8 millones.

Entonces, con el reducido stock como bandera alcista, los factores que agitaron los preciosdurante la semana y que alentaron las compras de los fondos de inversión especuladores fueron los siguientes:

  • China, que no sólo concretó nuevas compras, sino que, además, no canceló operaciones acordadas en los Estados Unidos por los volúmenes que el mercado daba casi por descontados.
  • Brasil, que ahora ve en riesgo el primer puesto en la tabla de los principales productores mundiales de soja por eventos de falta de humedad o de exceso de la misma en su extensa geografía. En este sentido, la semana anterior AgRural recortó su previsión de cosecha de 88,8 a 87 millones de toneladas. En tanto que durante el segmento que aquí se analiza, Oil World redujo su estimación de 89,50 a 85 millones de toneladas y Safras & Mercado lo hizo de 91,80 a 86,10 millones.
  • La oferta del bloque Sudamericano, que de los 160 millones previstos durante buena parte de la campaña, ahora se estima en torno de los 151 millones.
  • Y, por último, la logística en Brasil, que ya estaría comenzando a evidenciar atrasos y problemas en los puertos, y la lenta evolución de las ventas de los productores en la Argentina. La incertidumbre que generan estos dos factores en la demanda hace que China siga optando por la “seguridad” de la soja estadounidense.

En su reporte semanal de las exportaciones estadounidenses, el jueves el USDA relevó ventas de soja por 642.900 toneladas, por debajo de las 835.400 toneladas del segmento anterior, pero dentro del rango previsto por el mercado, de 400.000 a 800.000 toneladas. Además, el organismo reportó ventas de harina de soja por 264.500 toneladas, por encima del rango calculado por los operadores, de 100.000 a 250.000 toneladas.

MaízMaíz

En el mercado local de maíz, las variantes registradas para la mercadería disponible estuvieron estrechamente asociadas a necesidades puntuales de los compradores, por lo que no se las puede tomar como tendencia. Así, en la zona de Rosario el balance mostró una baja de 1270 a 1250 pesos por tonelada, mientras que en Bahía Blanca la transición fue alcista, de 1220 a 1250 pesos. La actividad de los consumos fue limitada durante todo el segmento. Según los reportes diarios de la BCBA, sólo para la planta de Baradero hubo ofertas en las cinco ruedas y la transición fue de 1230 a 1250 pesos por tonelada.

En cuanto al maíz de la nueva campaña, las propuestas de los compradores se mantuvieron mayormente estables, dado que se mantuvieron los US$ 162 por tonelada en Bahía Blanca y el rango de 155/160 dólares en la zona de Rosario, según el momento de la entrega. En Necochea el cereal mejoró de 157 a 158 dólares. En el Matba, el maíz cerró con ligeras subas, dado que los ajustes de los contratos abril y julio pasaron de 161 a 162,50 y de 156,50 a 157,50 dólares por tonelada.

En su reporte semanal de comercialización agrícola, el Minagri relevó compras de la exportación por 43.800 toneladas de maíz 2012/2013, por debajo de las 105.300 toneladas del segmento anterior, que sumaron a un total de 19.927.900 toneladas, de las cuales ya se embarcaron 17.936.700 toneladas. En tanto que las compras de maíz 2013/2014 de la semana del 13 al 19 de febrero fueron relevadas por el Minagri en 188.100 toneladas, por encima de las 68.400 toneladas del segmento anterior, y sumaron a un total de 2.298.900 toneladas, que quedó un 80,46% por debajo de las 11.762.600 toneladas de 2013 para la misma fecha.

Respecto de los cultivos, la BCBA informó el jueves que la cosecha de maíz avanzó al 1,6% del área apta, con un progreso semanal de apenas el 0,4% y un atraso del 4,4% respecto de igual momento de 2013. “En números absolutos se trillaron 57.000 hectáreas, que aportan un volumen en chacra de 265.000 toneladas”, sobre un total sostenido en “23,50 millones de toneladas”. Según la entidad, la trilla con destino a grano comercial avanzó en forma pausada debido a las precipitaciones que se registraron en las zonas primicia del centro-norte de Santa Fe, centro-este de Entre Ríos y Corrientes, que imposibilitaron el ingreso de las maquinarias a los campos.

Las condiciones que hoy presenta el cereal en el extremo norte del país van de buenas a muy buenas, acompañadas por las lluvias que se vienen registrando. Hacia el centro-norte de Córdoba, los materiales implantados en fechas tardías (90% del área total de maíz de la zona) ingresaron al período reproductivo. “Se ha logrado establecer un buen stand de plantas con un desarrollo excelente del cultivo en la primera parte de su ciclo. De continuar las condiciones climáticas favorables durante los próximos 20 días, se esperan productividades superiores a los niveles históricos zonales. La aparición de enfermedades fúngicas, como la roya y el tizón, es la consecuencia de las continuas lluvias registradas en la zona, sumada a las temperaturas de la época”.

La entidad añadió que en el sur de Córdoba se pueden diferenciar 3 sub-zonas bien marcadaspor las anomalías climáticas. “La primera es aquella que se encuentra hacia el norte de la RN 8, donde el grueso de los cuadros se sembraron durante diciembre. Esta región no ha sufrido un período extenso sin recibir lluvias, con lo cual hoy se pueden apreciar excelentes condiciones de los cultivos en floración y comenzando el cuaje. La segunda, es aquella que se encuentra delimitada entre la RN 7 y la RN 8. Si bien aquí durante enero no se registraron lluvias por más de 15 días y predominaron las altas temperaturas, la zona venía bien provista de agua útil y aún la demanda de los cultivos no era elevada, ya que transitaban etapas vegetativas. Las condiciones que hoy presenta el maíz son inmejorables, denotándose un escenario no se veía en la zona desde hacía 5 años, aproximadamente. Por último, la región al sur de la RN 7es la más perjudicada, debido a que se sembró un mayor porcentaje de lotes en fechas tempranas (septiembre) y las precipitaciones no ayudaron durante el ciclo del cultivo. Por esto mismo, se debieron picar lotes que no llegaron a cuajar grano”.

En la zona núcleo maicera, y al igual que en las anteriormente mencionadas, hoy se presentan muy buenas condiciones para los cultivos de siembras tardías y condiciones de regulares a malas para los lotes sembrados en fechas tempranas. “Esta zona se vio obligada a sembrar un mayor porcentaje de lotes en fechas tardías debido a la falta de humedad en el suelo durante septiembre, retrasando así las labores de implantación. Esto favorece hoy la condición de los cultivos. Por último, en las zonas del norte de La Pampa y el oeste y el centro de Buenos Aires, el daño por la sequía estival se ve reflejado no sólo en los cuadros que han sido picados, sino también en la merma en los rindes potenciales. No así la zona de San Luis, la cual fue beneficiada por las lluvias y hoy presenta excelentes condiciones en los lotes tardíos. Hoy por hoy, el mayor temor que se registra en aquellas zonas donde los materiales tardíos vienen con excelentes condiciones –aunque algo retrasados en su ciclo– son las heladas tempranas”, advirtió la BCBA.

Por segunda semana consecutiva, los precios del maíz terminaron la semana con un balance positivo en la Bolsa de Chicago. En efecto, los contratos marzo y julio sumaron un 0,99 y un 1,03%, al pasar de 178,34 a 180,11 y de 182,18 a 184,05 dólares por tonelada. La buena evolución de las exportaciones estadounidenses; las pérdidas registradas en la cosecha de Brasil, y la devaluación del dólar respecto del euro fueron los principales fundamentos alcistas para el cereal.

En cuanto a las ventas externas, además de los nuevos negocios concretados durante la semana que aquí se analiza, el reporte semanal del USDA fue alcista para las cotizaciones del maíz. Ocurre que el jueves el organismo relevó las exportaciones del cereal estadounidense en 842.300 toneladas, por encima de las 691.400 toneladas del segmento anterior y del rango previsto por el mercado, de 475.000 a 775.000 toneladas.

El viernes, la consultora brasileña Safras & Mercado redujo en un 5,82% su previsión sobre la cosecha de maíz de Brasil, al estimarla en 71,20 millones de toneladas, contra los 75,60 millones calculados el mes pasado. Esto implica una mayor demanda para el maíz de los Estados Unidos.

esa potencial mayor demanda se vio beneficiada durante la semana por la devaluación del dólar respecto del euro, que se acentuó el viernes. En el balance de la semana, la relación entre estas monedas pasó de 1,3724 a 1,3807 y tornó más competitivo el valor del maíz estadounidense en el mercado de exportación.

trigoTrigo

Los precios del trigo se mantuvieron sostenidos en el mercado disponible local, dado que las ofertas de los exportadores quedaron firmes en $ 1750 por tonelada en la zona de Rosario, en tanto que pasaron de 227 dólares a 1810 pesos por tonelada en Bahía Blanca, valor este último que, según el tipo de cambio comprador del Banco Nación del viernes, de $ 7,774, fueequivalente a 232,83 dólares por tonelada. La actividad de los molinos fue limitada durante la semana, según el detalle diario publicado por la BCBA. El miércoles, que fue la jornada con mayor actividad, las ofertas oscilaron de 1400 a 1850 pesos, según calidad, procedencia y forma de pago. En el Matba, el balance fue positivo, dado que los ajustes de las posiciones marzo y julio pasaron de 234 a 236,50 y de 242 a 248,50 dólares.

En su informe semanal de comercialización agrícola, el Minagri relevó nuevas compras de la exportación por 48.700 toneladas entre el 13 y el 19 de febrero, por debajo de las 84.000 toneladas reportadas en el informe anterior. En total, las compras de este sector totalizan 1.632.000 toneladas, por lo que están arriba del saldo exportable estimado por el organismo en 1.500.000 toneladas, de las cuales durante la semana se habilitó el segundo cupo de 500.000 toneladas.

Respecto de las compras de la industria entre el 6 y el 12 del mes pasado, el Minagri relevó nuevas operaciones por 105.900 toneladas, por debajo de las 147.800 toneladas reflejadas en el informe anterior. En total, este sector acumuló compras por 1.740.300 toneladas, un 32,91% por encima de las 1.309.400 toneladas adquiridas a igual momento de 2013.

Luego de y tres semanas consecutivas con balance alcista, los precios del trigo terminaron el segmento en baja en los Estados Unidos. En efecto, la posición marzo del cereal en Chicago y en Kansas perdió un 1,76 y un 0,85%, al pasar de 224,04 a 220,09 y de 250,87 a 248,75 dólares por tonelada.

Las mayores bajas del segmento el trigo las padeció entre el miércoles y el jueves, y fueronproducto de la cancelación de una compra hecha por Egipto de 110.000 toneladas de cereal estadounidense que, a su vez, impulso ventas por parte de los fondos, que acentuaron las pérdidas.

No obstante, en la rueda del viernes el trigo recuperó parte de lo perdido y amortiguó la caída semanal. Ese repunte tuvo que con dos factores, el primero, un “efecto alcista tardío” del informe semanal de las exportaciones estadounidenses publicado el jueves por el USDA, en el cual el organismo relevó ventas por 564.900 toneladas, por encima de las 491.500 toneladas del segmento anterior y del rango previsto por el mercado, de 300.000 a 500.000 toneladas. Y, el segundo, la devaluación del dólar respecto del euro, cuya relación pasó, de jueves a viernes, de 1,3706 a 1,3807.

Dos factores alcistas adicionales fueron la grave crisis política que atraviesa Ucrania, que está demorando los embarques de trigo y la previsión de una nueva ola de frío sobre las zonas productoras de los Estados Unidos, que podría volver a poner bajo la lupa de los operadores la condición de los cultivos de invierno.

Fuente: fyo.com