Hay un nuevo Ministro de Agricultura: ¿vendrán vientos de cambio para El Campo?

89

Carlos CasamiquelaLa presidenta Cristina Fernández de Kirchner designó hoy al actual titular del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), Carlos Casamiquela, como nuevo ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, en reemplazo de Norberto Yauhar. 

El anuncio fue realizado esta tarde en Casa Rosada por el Secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro.

Un prestigioso historial 

De perfil netamente técnico, Casamiquela se graduó en 1973 de ingeniero agrónomo en la Universidad Nacional de La Plata y posee una Diplomatura en Desarrollo Económico Local de la Universidad Nacional de San Martín y la Universidad Autónoma de Madrid.

Previo a su desembarco en el INTA, se había desempeñado desde setiembre de 2003 como vicepresidente del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA).

En 1980 inició sus actividades profesionales en la Estación Experimental Agropecuaria Alto Valle del Río Negro, de la cual fue director entre 1984 y 1990.

En 1990 asumió la Dirección del Centro Regional Patagonia Norte con sede en Neuquén. Desde el INTA colaboró en la formalización de programas de Cooperación Internacional con la Sociedad Alemana de Cooperación Técnica (GTZ), con el Instituto Agronómico per l’Oltremare de Italia y la Universidad de Guelph de Canadá.

También realizó varias misiones a otros países, como contraparte Argentina en organizaciones del sector público y privado de Ciencia y Técnica de Chile, Italia y China.

Es autor de más de 15 trabajos de investigación y experimentación y de siete informes técnicos, entre los que se encuentra el Proyecto de Reestructuración de la Actividad frutícola argentina (1986).

La asunción de las nuevas autoridades se producirá el miércoles, a las 19, en en Salón Blanco de la Casa de Gobierno.

El Sector rural necesita un acercamiento concreto con el Estado Nacional, y no podrá ser mejor  ésta oportunidad para achicar brechas y antinomias inconducentes. ¿Será esta vez el día que El Campo y El Gobierno Nacional limen asperezas de una vez por todas?  No es fácil el desafío y será importante también que otros dirigentes rurales colaboren, pero sin duda, que no es un mero cambio de nombre en el gabinete nacional.

Felicidades para el flamante Ministro, y en sus manos quedará la no menor responsabilidad de conducir políticas de largo plazo que puedan ayudar a encontrar un norte a quienes reclaman justamente cambios de fondo para el sector rural. Por ahora habrá que esperar  y el tiempo dirá cuáles son las primeras repercusiones de su incorporación.