Pastizales Naturales: otorgarán beneficios a productores que cuiden el ambiente

674

Flechilla creciendo debajo de caldenes en La PampaImpulsado por la Alianza del Pastizal, un consorcio de seis gobiernos del Cono Sur puso en marcha un sistema de calificación de establecimientos rurales según su aporte a la “conservación de pastizales naturales” cuyo objetivo es beneficiar los productores que conservan el ecosistema.

Se trata de un Índice de Conservación de Pastizales Naturales –por su sigla abreviada, ICP–, desarrollado por un conjunto de científicos de los cuatro países reunidos en torno a un objetivo común: “Procuramos una herramienta que nos permita evaluar el estado de conservación de los pastizales naturales dentro de los establecimientos rurales, de manera que los productores que conservan más puedan percibir mejores beneficios”, explicó el Ing. Agr. Ernesto Viglizzo del INTA La Pampa (Argentina), líder del grupo.

Para el coordinador de este programa regional el biólogo Aníbal Parera “La conservación de buenos pastizales naturales –que en toda la región disminuyen por el avance de cultivos de granos y forestales– no sólo permite a los productores producir más y mejores carnes, como lo demuestran recientes estudios (sobre todo conducidos por investigadores de la Universidad Federal de Rio Grande do Sul), sino que en un futuro próximo los gobiernos prometen lanzar medidas de incentivos específicos a los productores”.

En acuerdo con ello, el Director de Recursos Naturales de la Provincia de Entre Ríos Med. Vet. Claudio Ledesma explicó que la legislatura provincial de esta provincia argentina ya evalúa una Ley Provincial para el estímulo a la Conservación de Pastizales Naturales, que incorpora al ICP como instrumento de disminución del Impuesto Inmobiliario Rural. Para trabajar en esta línea los funcionarios entrerrianos acordaron con el Colegio Provincial de Ingenieros Agrónomos y el Centro Regional del INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria), para capacitar 20 profesionales que evalúen ICP en el terreno. “En esta temporada esperamos alcanzar cerca de cien campos evaluados con el sistema ICP”, confió Ledesma.

El gobierno del Paraguay por su parte, a través de la reciente Resolución 289/13 de la Secretaría de Ambiente (SEAM), propuso que sea el ICP –en su variante ICP “relativo” que descuenta de la fórmula la superficie de bosques nativos–, el mecanismo que habilite la certificación a productores rurales con al menos 20% de pastizales naturales y un ICPr de 45puntos.

De esta forma, los productores paraguayos certificados podrán gozar de los beneficios de la Ley Nacional 3001/06 de Valoración y Retribución de los Servicios Ambientales,y realizar transacciones de “servicios ecosistémicos” que hasta ahora no habían sido reconocidos en los mercados formales, pero que aparecen como un nuevo motor de la economía global.

Los servicios ecosistémicos de los pastizales naturales han permanecido hasta aquí poco reconocidos por nuestras sociedades, y poco evidentes. Entre ellos “La formación y protección de suelos fértiles, la conservación de la biodiversidad, el control de plagas para la agricultura, contención de inundaciones, recarga de acuíferos y filtración de agua de consumo en ciudades, producción de forraje estratégico y de calidad, e incluso la conservación de un paisaje rural tradicional del que se valen otras actividades como el turismo de regiones agrestes”, destacó Parera.

El ejercicio de evaluación de ICP cuenta con un procesador informático en línea que es compartido por los gobiernos de la región, gracias a un desarrollo financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) a través de la iniciativa de Bienes Públicos Regionales. Este procesador conocido como “Calculadora de Pastizales” permite la lectura de imágenes de satélite procesadas por el Laboratorio de Análisis Regional y Teledetección de la UBA (Universidad de Buenos Aires) y la incorporación de datos específicos de cada establecimiento que son levantados por personal entrenado. Los doctores y expertos en ecología de pastizales, José Paruelo, Mariano Oyarzabal y Laura Bustamante (LART), pusieron a punto un sistema que permite la lectura remota de la cobertura vegetal durante un año, como una medida del estado productivo de los pastizales evaluados.

En el mes de octubre pasado fueron entrenadas unas cien personas en dos centros diferentes (el INTA de Paraná, Entre Ríos y el SEBRAE de Santana do Livramento, Rio Grande do Sul), a los que acudieron técnicos –en su mayoría ingenieros agrónomos con perfil de manejo y evaluación de pastizales–. Para el Ing. Agr. Esteban Carriquiry de la Alianza del Pastizal y la Fundación de Grupos CREA del Uruguay, el entrenamiento del ICP permite augurar un futuro de mayor entusiasmo por los pastizales naturales, que actualmente están siendo utilizados por debajo de su verdadero potencial, muchas veces sin los rindes adecuados para el productor y entonces sometidos a una acelerada dinámica de reemplazo.

En Uruguay y Brasil, donde los responsables de la iniciativa esperan contar con más de 200 campos evaluados esta primavera, el ICP acompañará también la primera experiencia de certificación para la etiqueta “Carne del Pastizal”, una iniciativa de la Alianza que procura destacar las carnes que son producidas bajo esquemas conservacionistas. “Con un 50% de pastizal natural, papeles en regla, ciertas condiciones de bienestar animal y algunos indicadores luego monitoreables a través del ICP un productor, podrá inscribir su campo en el programa”, explicó Carriquiry.

La primera experiencia concreta de venta de ganado certificado procedente de estos establecimientos se espera ocurra en el mes de abril de 2014, en instalaciones del Sindicato Rural de Lavras do Sul, donde el productor rural y directivo de ambas instituciones (Sindicato y Alianza del Pastizal) Ing. Agr. Fernando Adauto aclara que: “Será un remate de ganado de categorías específicas, con financiación para compradores facilitada gracias a la cooperación de la Secretaría de Agricultura, Pecuaria y Agronegocios y condiciones que esperamos aumenten el valor de los animales, en beneficios de los productores rurales que conservan nuestro Bioma Pampa”.