Cultivos de cobertura: una opción cada vez mas interesante en los barbechos

999


Ya no son una novedad, y cada vez se escuchan más a distintos técnicos hablar y aconsejar el uso de una práctica muy útil a la hora de controlar la erosión, disminuir la proliferación de malezas de difícil control y de paso mejorar las condiciones físico-químicas del barbecho antes de la siembra del cultivo estival
.

Los cultivos de cobertura están dando soluciones concretas, pero, para que realmente sean de utilidad, hay que generar técnicas para que no terminen compitiendo por los recursos con la especie que se desea implantar.

Los cultivos de cobertura (CC) son fundamentales para mantener la producción de granos y disminuir la degradación de los suelos en planteos de producción continua de soja.  Ensayos realizados en el Sur de Santa Fe, en lotes con más de 22 años de agricultura continua y varios años de monocultivo de soja, demostraron que  “al incorporar vicia como antecesor, la oleaginosa aumentó su rendimiento en más de 300 kilogramos por hectárea, lo que representó casi un 7% de aumento en la producción de granos”, señaló Julia Capurro, extensionista de esa unidad del INTA.

Estos resultados sitúan a los CC como una alternativa en el manejo de los sistemas agrícolas en el sur de Santa Fe, con efectos positivos sobre el suelo y la estabilidad de la producción de la principal oleaginosa de la región. “Si bien no reemplazan los beneficios de una rotación agrícola diversificada, podrían contribuir a mejorar la sustentabilidad del sistema productivo”, expresó la extensionista del INTA.

En los últimos años, una gran proporción de los suelos de la región pampeana húmeda, están siendo sometidos al uso continuo de soja. En este sentido, la rotación aumenta el aporte de carbono y posibilita la incorporación de otros nutrientes como nitrógeno y fósforo, por lo que mejoran la fertilidad química y las propiedades físicas de los suelos.

“El objetivo de los ensayos fue evaluar el impacto sobre la soja,  de la inclusión de distintos tratamientos de cobertura y de la fertilización con fósforo (P) y azufre (S).  Las experiencias incluyeron tres tratamientos de cobertura: mezcla de avena y vicia, vicia sola y un testigo sin CC y tres sub-tratamientos de fertilización con P y S, y se desarrollaron en dos ambientes característicos de la región: por un lado sobre relieves planos con suelos Argiudoles acuicos, en la localidad de Armstrong y, por otro, sobre relieves ondulados con suelos Argiudoles típicos, en Correa.

Capurro: Los CC crecieron durante 141 días y se secaron con herbicidas en plena floración. Los sub-tratamientos de fertilización con Fósforo y Azufre se incorporaron al momento de la siembra de la oleaginosa.

De acuerdo con la especialista, las cantidades de materia seca (MS) y nutrientes aportados variaron según el ambiente y el CC.  La vicia produjo hasta  3.956 kilogramos por hectárea de MS, con un contenido de  1.454 kg de carbono, 96 kg de nitrógeno,  6,7 kg de azufre y 13,5 kg de fósforo.

Asimismo, la mezcla de vicia y avena produjo hasta 7.792 kilogramos por hectárea de MS, con un contenido de 3.118 kg de carbono, 89 kg de nitrógeno,  9,4 kg de azufre y 16 kg de fósforo.

En los dos ambientes las precipitaciones desde octubre a diciembre estuvieron por debajo de la media histórica para la región, pero el déficit hídrico fue más intenso en Correa con un 57% menos de lluvias en el período citado. Esta condición limitó el crecimiento inicial del cultivo de soja y  se extendió hasta las etapas reproductivas, lo que generó diferencias de rendimiento a favor del ambiente más lluvioso.

“La oleaginosa tuvo mayores rendimiento en el ambiente Armstrong, con un máximo de 4.558 kilogramos por hectárea en el tratamiento sobre vicia como CC, lo que determinó una diferencia de  301 kilogramos por hectárea sobre el tratamiento sin vicia”, expresó Capurro.

Vicia villosaEl cultivo de cobertura más estudiado por sus beneficios

Vicia villosa, una leguminosa que se implanta en el otoño, crece durante el mismo y en el invierno, florece y completa el ciclo en primavera, es una excelente alternativa, ya que tiene la capacidad de ser inoculada con bacterias simbióticas que pueden fijar el Nitrógeno atmosférico y favorecer la incorporación biológica de dicho nutriente que es fundamental en la nutrición de los cultivos estivales y por lo general es deficitario. A su vez dicha especie mantiene el suelo cubierto evitando la colonización, el crecimiento y desarrollo de otras especies que en el mismo período de crecimiento se comportan como malezas. Provee al suelo un aporte de estructura, que favorece la fertilidad física. Y disminuyen los serios riesgos de erosión hídrica y/o eólica que se dan a fines de invierno y comienzos de la primavera, donde los vientos fuertes y/o  lluvias copiosas se hacen presentes con alto grado de frecuencia. Todo esto redunda en  un manejo sustentable en el manejo del suelo y en la prevención de malezas, y con una mirada más natural sobre el ecosistema agropecuario, sin abusar de los herbicidas como única alternativa en el barbecho.

Alternativa mecánica para secar el cultivo de cobertura 

Rolo utilizado para secar cultivos de cobertura
Rolo utilizado para secar cultivos de cobertura

El rolo, una herramienta sencilla y de uso muy fácil se presenta como alternativa de secado para cultivos de cobertura. Además de la Vicia, el Triticale y centeno son cultivos de cobertura habituales que se siembran en otoño y que luego en la primavera siguiente son interrumpidos en su ciclo con un herbicida. Mediante la técnica de secado con rolo, productores se ahorrarían grandes costos al no utilizar agroquímicos.

La AER INTA Canals, llevó adelante un ensayo de cultivos de cobertura: triticale, centeno y vicia villosa, en un predio ubicado a la vera de la Ruta Nacional 8, a escasos mil metros del acceso a la localidad de Canals (Córdoba).

Cabe consignar que los cultivos de cobertura proporcionan importantes beneficios ambientales y económicos tales como la mejora de la calidad del suelo, menor erosión y escorrentía superficial, supresión de malezas, aumento de la infiltración y la fertilidad, mediante el aumento del contenido de carbono orgánico del suelo.

Estos cultivos en los manejos habituales se siembran en otoño y luego en la primavera siguiente  se interrumpe su ciclo con un herbicida, como práctica habitual.

La demostración del secado mecánico en los cultivos de cobertura, tuvo la finalidad de ver en acción la utilización de un Rolo para secar los cultivos de Cobertura sin la utilización de herbicida .

Si bien el secado con un herbicida sería lo más común para los productores, los elevados costos de los agroquímicos sumados a los problemas ambientales y menos dependientes de agroquímicos impulsan la necesidad de encontrar alternativas más sustentables que contemplen estos aspectos.

Si bien el secado con un herbicida sería lo más común para los productores, los elevados costos de los agroquímicos sumados a los problemas ambientales y menos dependientes de agroquímicos impulsan la necesidad de encontrar alternativas más sustentables que contemplen estos aspectos.

Utilización del Rolo en el secado de los Cultivos de Cobertura
El control mecánico de las coberturas, podría ser una alternativa viable en los sistemas agrícolas en siembra directa de la zona. Con éste implemento, el residuo se deposita uniformemente sobre la superficie del suelo. Los residuos  de gramíneas persisten durante un largo período mejorando la supresión de malezas, la retención de humedad y la conservación del suelo.

Se debe tener en cuenta la etapa fenológica del cultivo de cobertura para realizar el secado mecánico. En el caso de gramíneas se debe realizar en antesis, y en vicia villosa en estado de floración cuando se visualizan las primeras vainas.

Diseño y función del rolo en los Cultivos de Cobertura
Si bien existen varios tipos en general constan de un cilindro de 30 a 60 cm. De diámetro, al cual se le abulonan helicoidalmente o en forma recta, las cuchillas de 8 a 10 centímetros de alto y sin filo. Estas son las encargadas de dañar el tejido vascular de las plantas y provocar el secado de las mismas.

En general éstos equipos están diseñados para ser lastrados con agua y con ello se consigue mayor peso en caso de ser necesario. El peso es un factor importante, ya que incide en el costo y en la eficiencia de trabajo del rolo.

Cabe aclarar que la función del rolo, no es cortar ni arrancar, sino mellar los tallos de las coberturas minimizando los riesgos de rebrote.