Rajoy: la declaración de la independencia del Parlamento de Cataluña “es un acto delictivo”

El presidente español pidió “tranquilidad” y prometió “restaurar la legalidad” en la región.

No pasaron tres minutos de la controvertida “declaración de independencia” en Cataluña que se produjo la inmediata reacción del gobierno central de Madrid. “Pido tranquilidad a los catalanes. El Estado de Derecho restaurará la legalidad en Cataluña”, dijo el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy.

El mandatario español habló de “ilegalidad” tras la votación en el Parlamente catalán. “Hoy el Parlamento de Cataluña ha aprobado algo que en la opinión de una gran mayoría de personas, no solo va contra la ley sino que es un acto delictivo. Supone declarar algo que no es posible, la independencia de Cataluña”, expresó Rajoy, más tarde, en declaraciones a la prensa.

Para esta tarde está prevista una reunión de gabinete en la que se adoptarán medidas para “intervenir” la autonomía catalana. “Celebraremos un consejo de ministros ordinarios a las 5 (17, hora local), un consejo de ministros extraordinario a las 6, el objetivo es recuperar la legalidad. Le digo a todos los españoles y catalanes que estén tranquilos que las cosas se harán bien con mesura y eficacia”.

Entre las primeras medidas, según dijo el propio Rajoy, figura desalojar en pleno al gobierno catalán que preside Carles Puigdemont y convocar a elecciones en el plazo de seis meses. “El estado reaccionara, ya tiene la apoyo de la cámara y tengan la seguridad de que estaremos a la altura de las circunstancias”, disparó el mandatario español.

“España es un país serio, una gran nación y no estamos dispuestos de ninguna de manera que algunas personas pretendan liquidar nuestra constitución, nuestras normas de conveniencia y las reglas de juego que han permitido que España en 40 años se convirtiera en uno de los país mas democráticos y prósperos del mundo”, manifestó ante las cámaras de televisión el mandatario español.

Para numerosos analistas eso es lo que busca una declaración de independencia que no reconoce ningún otro estado: la reacción del gobierno central que les permita victimizarse de cara la comunidad internacional.

El temor ahora es que el lanzamiento de medidas de intervención derive, en los próximos días, en choques sociales.