Tensión entre Tucumán y Córdoba por la ordenanza del azúcar

El gobernador de Tucumán, Juan Manzur, encabezó en la Casa de Gobierno local una cumbre contra la quita de azúcar de las mesas en bares. El intendente de Córdoba, Ramón Mestre, dijo que la ordenanza seguirá firme.

La ordenanza que lanzó la intendencia de Córdoba para quitar el azúcar de las mesas de bares y restaurantes generó polémica  a nivel nacional. Tan así que  en Tucumán el gobernador Juan Manzur encabezó una cumbre azucarera contra la normativa.

El gobierno provincial tucumano y el sector azucarero mostraron unidad en el rechazo a la ordenanza cordobesa, que limita el consumo de azúcar en los locales gastronómicos, argumentando que atenta contra una de las principales producciones de la provincia.

“Esta medida inconclusa tomada por el Concejo Deliberante de la ciudad de Córdoba es desacertada, porque no tiene ningún criterio científico ni sanitario”, manifestó Manzur.

Por su parte, el intendente Ramón Mestre le respondió y dijo que la ordenanza tiene que ver con cuestiones de “salud” y cuestionó que el mandatario tucumano esté haciendo política.

El tucumano le pidió a Mestre recapacitar sobre la medida sancionada la semana pasada. “Queremos que se resuelva el problema, le pido al intendente que revea esta situación. Más de 50 mil familias dependen de la actividad azucarera”, finalizó el mandatario.

Por su parte, el ministro de Producción, José Luis Fernández, acusó que la norma busca distorsionar el mercado a favor del edulcorante.

La ordenanza plantea el “uso responsable del azúcar” y lo equipara con la sal en locales gastronómicos. Ni el azucarero ni los sobrecitos estarán en la mesa, sino que habrá que pedírselos a los mozos.

“Con la salud hay que dar respuestas relacionadas a la salud; venimos trabajando en políticas preventivas”, sostuvo Mestre.

Precisó, además, que el proyecto se discutió desde abril de 2016 (más de un año), y “ha sido votada por unanimidad la posibilidad de atacar uno de los problemas que tienen algunos padecimientos como la obesidad infantil”.

En un plazo máximo de 60 días la ordenanza se reglamentará y entrará en vigencia. Cabe recordar que en Córdoba rige también una ordenanza que restringe la sal en las mesas de los restaurantes.