Fuegos cruzados por la desaparición de Santiago Maldonado

Desde el Gobierno respaldan a Bullrich y Macri dijo que no quiere más “violencia”. CFK salió al cruce y puso en duda la “democracia argentina”. La comunidad mapuche no fue menos y aseguran que “se lo llevó Gendarmería y el poder político y judicial lo oculta”.

A más de un mes de la desaparición de Santiago Maldonado, sigue la polémica y aún no hay indicios sobre su paradero. Fuegos cruzados entre el Gobierno, la oposición, movimientos sociales, ciudadanos y la comunidad mapuche, son claros ejemplos de la incertidumbre y las opiniones variadas sobre este trágico suceso.

La marcha del 1° de septiembre en todo el país tuvo distintas repercusiones, tanto políticas como sociales, donde personalidades y ciudadanos se manifestaron tanto a favor como en contra del manejo que se le viene dando al caso.

Asimismo, todos se siguen preguntando: ¿Dónde está Santiago Maldonado? Lamentablemente esto pasó casi a segundo plano, ya que lo único que podemos ver en los distintos medios son las disputas políticas por ver quién se ve “beneficiado” con este hecho terrible, inconcebible en plena democracia.

Desde el oficialismo, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, volvió a respaldar a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y afirmó que en el Gobierno nacional están “muy contentos con el trabajo que lidera”. Recordemos que Bullrich dijo hace unos días que si el presidente le pedía la renuncia, ella daría un paso al costado.

Peña dijo que “todos los sectores de la sociedad se manifiestan en contra de la violencia” porque “el camino es la paz, el diálogo y las instituciones”, a la vez que habló de las amenazas contra Macri: “Siempre se toman en serio y se trabaja desde el punto de vista de la seguridad y la justicia para que estas cosas no queden impunes. Por suerte la mayoría de esta amenazas son aclaradas”.

Por su parte, el Presidente Mauricio Macri siguió con el lineamiento del jefe de Gabinete al opinar de la marcha por Maldonado y los incidentes: “Lamento mucho porque estamos en un momento donde lo que no queremos es violencia, pero hay que seguir trabajando juntos”.

“El gobierno está ocupándose, estando al servicio de la justicia, sin descartar ninguna línea, colaborando como corresponde para que el juez y la fiscal tengan todo el apoyo para seguir con la investigación”, aseguró el mandatario nacional. A la vez que manifestó su preocupación por el caso: “Estoy preocupado y ocupándome todos los días para ver qué novedades hay”.

En oposición, salió al cruce Cristina Fernández, quien arremetió contra Bullrich acusándola de “mentir a sabiendas” en el caso, y advirtió que “hacía mucho tiempo” que no percibía “esta naturalización del mal en las instituciones de la democracia argentina”. También la responsabilizó de haber “instalado” en los medios que el joven artesano fue apuñalado por el puestero de una estancia de Benetton, versión que fue descartada con los peritajes.

“No quiero que Argentina vuelva a ser un país donde el que piensa diferente tiene miedo”, disparó la exmandataria y se hizo eco de expresiones de la diputada Victoria Donda (Libres del Sur) que aseguró que Bullrich, en una reunión secreta con diputados, presuntamente admitió que “por ahí a un gendarme se le fue la mano” con Maldonado.

Por otra parte, la comunidad mapuche no quiso ser menos que CFK y aseguran que a Santiago “se lo llevó Gendarmería y el poder político y judicial lo oculta”. Y en el marco del fin del secreto de sumario en la causa, varias personas se presentaron en el juzgado Federal de Esquel a brindar sus declaraciones.

Estos dichos fueron avalados por uno de los testigos “anónimos” que había prestado testimonio encapuchado, quien volvió a declarar este martes y, brindando su identidad pero cuyo nombre mantiene en reserva la Justicia, aseguró que al artesano “se lo llevó Gendarmería”. Una de las hipótesis que manejan los investigadores en el caso del joven desaparecido el 1 de agosto en Chubut.