Se cumplen 14 años de la represión del 2001 y el fin del gobierno de De la Rúa

237

El 19 y 20 de diciembre de 2001 se desató una ola de protesta social en todo el país, tque fue reprimida ferozmente y dejó un saldo de 38 muertos. Por los hechos sucedidos en la Ciudad, se desarrolla desde el año pasado un juicio oral y público.

Durante esas jornadas, hubo marchas y movilizaciones hacia la mítica Plaza de Mayo por reclamos sociales que encontraron su punto más alto tras la declaración de estado de sitio de parte del entonces presidente Fernando de la Rúa, que renunció a su cargo horas después de ese anuncio y de la renuncia de su ministro de Economía, Domingo Cavallo.

El juicio que se realiza en la actualidad lo lleva adelante el Tribunal Oral Federal 6 que es el encargado de juzgar a los 17 acusados por las muertes de Diego Lamagna, Gustavo Benedetto, Alberto Márquez, Gastón Riva y Carlos Almirón, producidas en la Plaza de Mayo, el Congreso y las inmediaciones del Obelisco.

María Arena, viuda de Riva, destacó “la claridad y la solvencia” de los alegatos de la querella unificada del Centro de Estudios Legales y Sociales, a cargo de Rodrigo Borda y de la fiscalía, encabezada por Mauricio Viera, que comenzaron el 3 de diciembre pasado y continúan.

“No se puede evitar el momento histórico que representa ese juicio y estamos entendiendo que la querella unificada y la fiscalía están haciendo honor a lo que implicó ese hecho para los argentinos porque no es un juicio por un tema menor”, expresó al hacer referencia a los alegatos.

Arena remarcó que “este año el contexto político es lamentable” y manifestó que lamentaba “mucho que el 51 por ciento de la población haya apoyado a un gobierno en el que algunos de sus integrantes son cómplices de (Carlos) Menem y De la Rúa, que nos llevaron a esos sucesos de diciembre de 2001”.

Martín Galli, que aún tiene una bala alojada en la cabeza porque le dispararon con munición de plomo durante esas jornadas, recordó que “hay policías acusados por el intento de asesinato” y, al expresar su expectativa por la última etapa del juicio, también destacó los alegatos de las querellas porque sostuvo que “fueron muy claros al contar el accionar policial y como estaba vinculado a las órdenes políticas”.

Asimismo, Karina Lamagna, hermana del joven mensajero asesinado ese 20 de diciembre, destacó “el haber podido llegar a juicio, aunque después de esperar mucho tiempo, es muy bueno” y además resaltó que “se ha podido llevar a juicio al ex presidente Fernando De la Rúa aunque haya sido sobreseído en la causa y haya declarado como testigo”.

“El juicio es histórico porque nunca se pudo llegar a esa instancia llevando a un funcionario como Mathov al banquillo”, destacó Lamagna y remarcó: “Me duele en el alma que mi hermano que quería un país mejor haya pagado con su vida y hoy hay personajes que tienen prensa y dan consejos sobre lo que debemos hacer. Eso demuestra que como país no hemos aprendido nada”.

De la Rúa declaró en calidad de testigo, luego de haber sido sobreseído el 12 de mayo pasado cuando la Corte Suprema de Justicia ratificó el fallo del juez Claudio Bonadio, que lo había desprocesado en 2002, mientras que la sala II de la Cámara Federal porteña corroboró el criterio de que carecía de conocimiento exacto de la situación creada.

Se encuentra procesados el entonces secretario de Seguridad, Enrique Mathov, el ex jefe de la Policía Federal, Rubén Santos; el ex superintendente de Seguridad Metropolitana, Raúl Andreozzi; y el ex director general de Operaciones de la Policía Federal, Norberto Gaudiero.

Además, se encuentran imputados trece policías: Orlando Oliverio, Carlos López, Eugenio Figueroa, Roberto Juárez, Jorge Toma, Carlos Loforte, Víctor Belloni, Omar Bellante, Ariel Firpo Castro, Norberto Sabbino, Sebastián Saporitti, Horacio Berardi y Mario Andrés Seia.