Daniel Giacomino, vida y obra del candidato kirchnerista a intendente de Córdoba

En una entrevista exclusiva para Córdoba Times, Daniel Giacomino, nos permite conocerlo mejor. Su vida antes de la política, su relación con Juez, el análisis de su mandato y sus propuestas de cara a las próximas elecciones municipales.

El trajín de la campaña hizo que lleguemos antes que él, por lo que, a pesar de estar en uno de sus bunker de campaña, tuvimos tiempo de conocer el lugar y quitarnos la sensación de ser visitantes. En el primer piso del lugar, varias sillas desordenadas eran las huellas que quedaban de la última reunión partidaria. El blanco reinante de las paredes sólo se cortaba por imágenes que hacían un resumen perfecto de la carrera política del entrevistado: planos de la ciudad de Córdoba, un cuadro de Juan Domingo y Eva Perón, una gigantografía de su rostro con el famoso slogan de “el candidato del proyecto” y, por supuesto, las figuras de Néstor y Cristina Kirchner.

Cuando arribó el lugar, el candidato a intendente por el Frente para la Victoria, Daniel Giacomino, se disculpó por la demora. Aunque ni falta hacía, ya que los ruidos de fondo de una colapsada avenida San Juan ya nos habían anticipado el motivo del retraso. Rápidamente se puso a nuestra disposición y en un abrir y cerrar de ojos comenzamos la entrevista. Y tal vez por esa aceleración que le causó el apuro por llegar, fue que resumió muy brevemente cuando se le consultó por su infancia en su San Francisco natal. Pero a la siguiente pregunta, sus pulsaciones bajaron, y la charla comenzó a fluir con naturalidad.

CT: En 1981, con 17 años, usted se va de intercambio un año a Estados Unidos y estuvo hasta mediados de 1982. ¿Cómo vivió la Guerra de Malvinas?

En la última parte de mi año en Estados Unidos estaba la guerra. Había muy poca comunicación y la verdad que fue un mal momento, la pasé muy mal. Mis padres me mandaban cartas, y parecía que estaba todo muy bien, y allá las noticias que escuchaba era que nos estaban matando. Yo estaba en el estado de Kentucky, donde prácticamente no había latinos, así que por ser argentino me hacían notas en las radios, por el sólo hecho de que estábamos en guerra con Inglaterra. Fue un mal momento dentro de una linda experiencia que fue la de vivir, a esa edad, un año en el exterior.

CT: Volvió, terminó la secundaria y se vino a estudiar Córdoba, ¿por qué se quedó?

Uno a veces cuando se viene a estudiar a Córdoba piensa que se recibe y vuelve. Yo cuando apenas entré a la facultad ya me empezó a gustar la política. Después me puse de novio, me recibí y conseguí trabajo, primero como secretario de Asuntos Estudiantiles de la Universidad y después en el Laboratorio de Hemoderivados (UNC). Comencé a armar mi vida en Córdoba, me casé aquí y, ya está, me quedé. Me gusta mucho la ciudad, yo siempre digo que es de un tamaño justo: no tiene ni la locura de Buenos Aires ni tampoco tanta tranquilidad.

CT: Se recibió de Licenciado en Química Farmacéutica y ejerció por más de diez años, ¿qué pasó que terminó en la política?

Yo viví en un departamento en calle Avellaneda y Rioja y ahí compartíamos mucho con una persona que vivía conmigo, que estudiaba con Luis Juez. Y ahí nos hicimos amigos, hablábamos mucho de política. Después dejamos de vernos por muchos años, yo hice mi carrera en el  Laboratorio de Hemoderivados y en el 2003, cuando arma el Frente Cívico, me llama y ahí comencé a dedicarme a la política.

CT: Entonces comenzó con él, fue su vice y su sucesor, ¿quién es Luis Juez para usted?

Fue una gran desilusión. Para mi fue un amigo, de esas amistades que uno tiene de jóvenes. Cuando me llama para la política teníamos mucha esperanza, pretendíamos ser una variedad para salir del bipartidismo de Córdoba. Nos enrolamos rápidamente con el gobierno nacional, vimos en Nestor Kirchner un emergente de la nueva política, del cambio de país. Luego en 2007 cuando yo asumo como intendente el pasa por ese proceso tan traumático que fueron las elecciones a gobernador de ese año, que nunca quedó claro cómo habían terminado. Y ahí viene un quiebre bastante importante en la relación, porque fue cuando la política se mezcló con la amistad, porque él entendía que me tenía que pelear con el gobernador y con la Presidenta. Y yo tenía que gobernar la ciudad cuatro años, no podía hacerlo enfrentado a la provincia y a la Nación. Aparte nuestras convicciones estaban con el gobierno nacional, si él cambia de convicciones y se va para otro lado, problema de el. Si vos cambias de Kichner a Macri, es porque no tenés muy claras tus ideas, son muy distintos. Yo siempre mantuve las mías. Juez tiene una frase que es: “para tapar un bache no hace falta ideología”, yo por mi parte creo que se gobierna con ideas. Y por eso el propone bajar los impuestos un 25% a todos, así como Mestre se los subió a todos. Y eso es injusto, nosotros en nuestra gestión le aumentamos a la clase 1, 2 y un poco de la 3; a la 4 no la tocamos nunca.

CT: Por lo que me cuenta, entonces, ¿el quiebre con Juez se da apenas usted asume?

Si. Las dos grandes peleas fueron, primero, cuando Néstor Kirchner me recibe en la Casa Rosada después de las elecciones, y después, cuando Schiaretti viene a la Municipalidad en el primer día de nuestra gestión para recomponer la relación provincia-municipio. Ahí él rompe el grupo, sale a los medios a pegarnos. Ya después al año siguiente con el conflicto del campo el ya se pasa para el otro lado, se sube a un tractor junto a Mario Negri durante la protesta. La verdad que fueron cosas muy duras, porque uno siente la traición, así como la siente él, la siento yo, en términos personales, y ahí es cuando la política rompe amistades.

CT: Y de esa gestión suya a cargo de la municipalidad, ¿cuales cree que fueron sus fortalezas?

La CRESE fue una cosa importante. No sólo por el reemplazo de una empresa privada por una pública, sino que por la recolección diferenciada, que llegó a 30 mil kilos por día, y hoy bajó a un tercio. A las empresas privadas no les interesa la recolección diferenciada, no les interesa la inclusión de los carreros. Nosotros hicimos dos “puntos verdes”, la idea era hacer uno por cada CPC y una cooperativa de carreros para incluirlos y darles un trabajo digno. No porque no sea digno el carro, pero muchas veces llevan a sus hijos arriba del carro cuando lo que nosotros queremos es que el chico estudie. Ese concepto inclusivo lo tenía CRESE y no lo tiene LUSA ni COTRECO.

CT: ¿Y las debilidades?

Y los puntos flacos yo creo que fue que cuando se quiebra el Frente Cívico, me quedé sin gabinete, sin Tribunal de Cuentas, y goberné casi en absoluta “soledad”. Si comparo, hoy, con el Frente para la Victoria, llego con un equipo mucho más armado y sólido que en aquel entonces.

CT: Usted asume, en 2007, con más del 40% de los votos y se va, en 2011, con una imagen negativa altísima. ¿Qué pasó entre medio que lo alejó tanto de los cordobeses?

En 2008, tras el enfrentamiento con el campo, se hace mucho mas fuerte el contraste entre el gobierno nacional y otros sectores de la sociedad. Y ahí es cuando siento que los medios me invisibilizaron y me jugaron muy mal. En parte puede haber sido por culpa mía, yo termino mi gestión con 6 millones de pesos para la pauta oficial y al año siguiente Mestre gastó 37, y ahora estamos arriba de 100. Entonces también yo he tenido una política de comunicación muy austera y, quizás, equivocada. Hay muchas cosas que la gente no sabe que están y las hicimos nosotros, como el hospital en Villa Libertador, la pileta del parque Sarmiento, la recuperación del Teatro Griego, siete Dispensarios, extendimos las líneas A y B del trole que Mestre después las redujo, pusimos el diferencial.

CT: Y al finalizar su mandato, ¿dejó la ciudad fundida como sostiene Mestre?

No, y no lo digo yo, lo dijo Dómina también. Pero más allá de eso, Mestre en abril de 2012, a 5 meses de asumir, trae una consultora internacional y la misma califica a la municipalidad apta para emitir títulos públicos. En aquel momento dijeron que los calificaban por el flujo de fondos futuros; nadie para dar un crédito te califica hacia adelante, todos te califican tu situación patrimonial primero. Si estás fundido, nadie te presta plata.

CT: En torno a eso le hicieron denuncias por cheques sin fondo, obras con sobreprecio, ¿en qué quedaron?

La de los cheques sin fondos consultaron a los bancos y no era verdad. El resto la mayoría terminaron a mi favor, sobreseído, y otras, todavía están ahí. Pero denunciaron, por ejemplo, que había sobreprecios en el desagüe de barrio Iponá. Y después siguieron la obra ellos con la misma empresa y actualizando los precios que habíamos presupuestado nosotros. Entonces, si denuncias sobreprecios lo primero que haces es llamar a otra licitación. Fue todo una bola de mentiras, pero el tiempo va acomodando todo.

CT: ¿Realmente cree, como declaró hace un tiempo, que la de Mestre es la gestión más corrupta de la historia? 

Si. Lo de ERSA es un gran negocio, lo de LUSA y COTRECO también. Con sólo saber que CRESE costaba 13% del presupuesto y ahora, que se privatizó el servicio, estas dos empresas nos cuestan 20%, pasando de 37 millones a 140, eso no hay inflación que lo explique, es un gran negocio.

CT: Pasando a sus propuestas de campaña, para el transporte habla de que tiene que ser polimodal. Para ello quiere hacer el ferrourbano y el subte, ¿es realmente factible el subte para Córdoba?

Claro que si. La empresa China Railways hizo el estudio, junto a otras empresas nacionales y se firmaron los acuerdos. Pero el Concejo Deliberante nunca dio la autorización para que la Nación transfiriera esos 1500 millones de pesos. Hay que retomar ese proyecto, yo ya lo he hablado con Scioli.

CT: Ya que lo trae a colación, ¿qué relación tiene con Scioli?

Buena, he conversado muchas veces con él. Tengo muy buena relación con Zannini. Mejor aún con la Presidenta, pero bueno. Creo que Scioli es distinto a ella, y que esa diferencia le va a hacer bien al país en este momento. Ojalá Daniel sea el próximo Presidente, ya he hablado muchas obras importantes para Córdoba con el como el subte, el ferrourbano y el cierre de circunvalación.

CT: Volviendo a sus propuestas, después del debate hizo mucho ruido la de cerrar el zoológico y traer Tecnópolis. Luego el director del zoo dijo que no había lugares aptos en el país para trasladar los más de 2000 animales. En definitiva, ¿es posible? ¿Qué pasaría con la escuela que funciona allí?

A mi un grupo de ambientalistas y proteccionistas me trajeron una propuesta que se basaba en que no podemos seguir educando a nuestros niños con animales encerrados. La idea es reemplazar eso por un lugar de entretenimiento con educación, con cultura y con ciencia y tecnología como es Tecnópolis. En cuanto a los animales, las mismas proteccionistas se encargan de colocarlos, así que ni es un problema nuestro. Nosotros tenemos que dárselos y ellos se encargan de eso.

CT: ¿Cómo se ve el domingo 13 de Septiembre a eso de las ocho de la noche?

Ojalá que bien. Yo estoy haciendo un esfuerzo muy grande. Hicimos una campaña muy austera, con mucha militancia en la calle, con propuestas interesantes y con la expectativa de que la gente me de otra oportunidad. Tengo experiencia, conozco mucho la ciudad, la quiero mucho y por eso creo que, hicimos mucho, pero podemos hacer todavía mucho más.

PH: Virginia Bodello

Compartir
Nacido y criado en Marcos Juárez, llegué a tierras cordobesas para cumplir mi sueño de ser Periodista. Hoy, con 26 años, Córdoba Times me da la oportunidad de lograrlo y no pienso dejarla pasar.