Diputados de Córdoba Federal en sintonía con el Gobernador, impulsarían una rebaja del IVA en el gas natural

Los diputados nacionales que integran el bloque Córdoba Federal, Martín Llaryora, Alejandra Vigo, Paulo Cassinerio y Juan Brügge, se reunieron en Buenos Aires para definir una estrategia conjunta en relación al proyecto que impulsan las bancadas opositoras (Argentina Federal, el Frente Renovador y el Frente para la Victoria-PJ) para retrotraer las tarifas de luz, gas y agua a noviembre de 2017, estabilizarlas por un año, y atar los futuros aumentos al índice de variación salarial.

Anticipándose al debate que la oposición pretende dar este martes en el recinto de la cámara baja, el gobernador Juan Schiaretti ratificó ayer su postura en contra de que el Congreso nacional legisle sobre las tarifas, aunque como novedad le solicitó a la Nación que habilite una rebaja del IVA en el consumo domiciliario de gas natural hasta finales del año en curso. Frente a este planteo, los diputados del peronismo cordobés evaluaban en la víspera adoptar una posición que se ubique en sintonía con lo expresado por el titular del Centro Cívico con el objetivo de asegurar la continuidad del buen vínculo institucional con la Casa Rosada.

El espacio legislativo que lidera Llaryora resolvería durante la presente jornada acompañar la iniciativa opositora para retrotraer las tarifas, pero con disidencias, ya que solamente impulsarían una disminución del IVA al consumo de gas. La idea de los parlamentarios cordobeses -alineados con el PJ schiarettista- es llevar esta alternativa a la reunión que el interbloque opositor concretará mañana, horas antes de la sesión en Diputados. En ese encuentro, deberán escuchar a sus pares de esta provincia, que se mantendrían firmes en la postura más intransigente. Al menos, eso es lo que haría Adriana Nazario, pareja del ex gobernador José Manuel de la Sota, que integra la bancada massista. Similar comportamiento se espera de parte de los tres diputados del Frente para la Victoria, Gabriela Estévez, Pablo Carro y Juan Manuel Pereyra.

Schiaretti pretende poner paños fríos

Después de que los diputados del bloque Córdoba Federal le pidieron en las últimas horas a Schiaretti “libertad de acción” con la intención de debatir sobre las tarifas, ofuscados con el gobierno nacional por el guiño que le habría dado a Cambiemos en Córdoba para presentar la demanda judicial contra la Provincia por los fondos coparticipables, el Gobernador salió ayer a intentar poner paños fríos en esta pulseada.

La preocupación del mandatario provincial radica en que si los parlamentarios peronistas de este distrito aceptan dar quórum para votar mañana en la cámara baja el cepo a las subas tarifarias, se abriría un frente de tormenta política con la Nación, que no estaría dispuesto a tolerar. Por más que el presidente Mauricio Macri esté en condiciones de vetar dicha iniciativa, el pase de facturas sería inevitable y podría repercutir en el aspecto que más le preocupa a las autoridades del Panal: un freno en el envío de partidas para la obra pública. Se trata de la principal estrategia con la que Schiaretti pretende mostrar gestión a los efectos de buscar su reelección en 2019.

“Hay que tomar medidas para aliviar el bolsillo”

El gobernador Juan Schiaretti volvió a referirse ayer a las tarifas de gas natural y destacó como medida para amortiguar el valor de las boletas, la rebaja del IVA que aplica la Nación. El mandatario cordobés ratificó que “la potestad de fijar el valor de las tarifas del valor de los servicios públicos nacionales, sobre todo el gas natural, es del Poder Ejecutivo Nacional”. Al respecto, Schiaretti expresó que “hay que tomar medidas que permitan aliviar el bolsillo y el impacto del aumento del gas natural a las familias argentinas”.

En ese sentido, se refirió a los gravámenes que aplica el Estado nacional en las boletas de la luz y el gas. “Creo que la medida adecuada es rebajar el IVA al consumo domiciliario de gas natural, por lo menos hasta fin de año”, consideró. El Gobernador justificó su propuesta señalando que el IVA se comparte a partes iguales entre la Nación y las provincias.