Hospital de Niños de Córdoba: Desde diciembre de 2015 está trabajando la Unidad de Biomodelos 3D

91

A través de impresiones tridimensionales, realizan entrenamiento y planificación para cirugías; y están desarrollando los primeros órganos ortopédicos. Actualmente, trabajan en una beca de cooperación internacional.

Este espacio de investigación y desarrollo para la práctica y la formación médica, funciona en articulación entre ministerio de Salud de la Provincia y la Universidad Nacional de Córdoba, en una apuesta transdisciplinaria que enlaza la participación de la medicina, la arquitectura, el diseño industrial y los sistemas digitales e informáticos.

Entre las principales líneas de trabajo, la Unidad lleva a cabo impresiones de biomodelos 3D que permiten el sostenimiento de líneas pedagógicas y de formación, como así también la planificación de cirugías y la evaluación previa de la toma de decisiones quirúrgicas caso por caso. Esto significa una especie entrenamiento previo de la cirugía antes de tomar contacto con los niños y niñas que serán intervenidos, lo que permite reducir riesgos y horas de anestesia.

Víctor Defagó, Profesor Asociado de la Cátedra de Clínica Pediátrica de la UNC y Jefe del Departamento de Cirugía del Hospital de Niños, es el coordinador de la Unidad. A seis meses de la creación formal de la Unidad, el profesional aseguró: “Con el advenimiento de los biomodelos, hemos avanzado en producir órganos en proporción uno a uno para facilitar el diagnóstico y el entendimiento de quienes vayan a participar en una intervención quirúrgica.”

El próximo desafío en el que el equipo se está entrenando, es la búsqueda de nuevos materiales que pudieran ser aplicados al cuerpo humano. “Esta posibilidad forma parte de líneas de investigación a largo plazo, de un camino más largo, que supone contar con materiales aprobados para utilizar en seres humanos, trabajar bajo normas de Anmat, y criterios bioéticos y es lo que se viene en el mundo”, afirmó.

En otro plano, pero también bajo el signo de la innovación tecnológica y la respuesta asistencial, están desarrollando las primeras propuestas de órtesis u órganos ortopédicos, como se conocen más comúnmente, para que en caso de amputaciones, los niños y niñas puedan contar con estos dispositivos, que faciliten sus movimientos y readaptación al entorno al momento del alta.

¿Qué son los Biomodelos 3D?

Son modelos corpóreos, objetos tridimensionales que se imprimen a partir de un estudio de imágenes de pacientes en este caso. Estas imágenes se trabajan con programas especiales hasta quedar listas para ser sometidas a impresiones 3D. Las impresiones llevan varias horas y los objetos obtenidos se van formando a partir de la superposición de hilos de diversos materiales que van trazando el cuerpo volumétrico esperado. En el caso de la medicina y de esta Unidad en particular, se imprimen, por ejemplo, órganos de niños con alguna patología que requieren de una intervención quirúrgica.

Santiago Fernández, titular de la cátedra de Informática aplicada al Diseño de la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño de la UNC, junto al resto dele quipo, trabaja en los planos de corte y segmentación de las imágenes. En esta tarea se utilizan softwares específicos que cortan las imágenes en capas de 100 o 200 micrones. Fernández, ingeniero electricista electrónico, explicó: “Cada capa tiene un recorrido definido. La máquina dibuja una capa, cuando la termina sube y dibuja otra capa, vuelve a subir y a dibujar una sobre otra. De ese modo, va construyendo el modelo que se busca.”

En relación al tiempo de impresión, Gabriel Massano, profesional responsable de seguir de cerca este proceso, aseguró que puede llevar varias horas. “Algunos casos llevaron hasta 60 horas de impresión, y los veníamos a monitorear durante el fin de semana, para asegurarnos que a la hora de utilizarse estuvieran disponibles”, precisó.

Innovación, tecnología y entusiasmo: una beca para ir por más

Desde la creación de esta Unidad de trabajo, caracterizada por la innovación, la tecnología y el entusiasmo del grupo de profesionales que le da vida, las novedades y nuevas propuestas son una constante. En este momento se suma la obtención de una beca para participar del Programa de cooperación científico – tecnológica Argentino – Alemana, en el marco del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación y la Dirección Nacional de Relaciones Internacionales. Este proyecto apunta a profundizar sobre el impacto de las visualizaciones tridimensionales y biomodelos en la práctica y la educación médica y permitirá el avance de las investigaciones, la consolidación del equipo y la profundización de respuestas biomédicas de calidad.

La unidad está conformada por tres arquitectos (Adriana Alday, Gabriel Massano y Silvio Chaile), un ingeniero (Santiago Fernández), un estudiante de diseño industrial (Santiago Garlot), una administrativa (Anabel Ilardo) y un médico coordinador (Víctor Defagó).