Inundaciones: empeora la situación en Pozo del Molle

Las calles son ríos; la producción agropecuaria no se puede mover y hoy se decretó la suspensión de las clases.

Pozo del Molle, a 200 kilómetros de la capital provincial en el departamento Río Segundo. El pueblo -cuya actividad principal es la producción agropecuaria- lleva un mes con sus calles como río, y la situación empeora por las lluvias de la última semana. Hoy declararán la suspensión de las clases por tiempo indeterminado.

“No sólo el agua está cubriendo el pueblo, sino que estamos asistiendo a su hundimiento”, describe el intendente Carlos Salvático.

Hay construcciones como la iglesia y el banco que bajaron 15 centímetros. Explica que hace 40 años las napas freáticas estaban a metros; hoy están en la superficie. “Caminamos sobre un suelo gelatinoso”, describe.

A su entender “la naturaleza y la mano del hombre se conjugaron”. Señala que hay “cientos” canales clandestinos y taludes no autorizados levantados en zonas rurales. Las obras desviaron el agua que terminó inundando la zona urbana.

Con una retroexcavadora la Municipalidad construyó un anillo circular que rodea a la ciudad, para tratar de drenar el agua y que no siga ingresando.

“Pero son 20 metros cúbicos por segundo los que pasan, el caudal de un río, es imposible frenarla”, señala. Los canales ejecutados tiene capacidad para redireccionar tres metros cúbicos por segundo.

La mitad del pueblo, donde viven unas 7 mil personas, está bajo agua. Aunque está todo listo para asistir a evacuados, la gente no quiere abandonar su casa y, por ahora, recibe ayuda en el lugar.

Todo se complica. Por ejemplo, la Cooperativa de Luz está haciendo una línea de 12.000 voltios nueva y cuando fue a instalar los postes a un metro de profundidad ya estaba el agua. En el caso de la iglesia, las columnas internas están hundidas en aproximadamente cinco centímetros, con grietas en el sector frontal.

Hay casas que debieron ser demolidas por el peligro de derrumbe que presentaban y otras están apuntaladas.

Empeora la situación por las inundaciones en Pozo del Molle, Córdoba
Empeora la situación por las inundaciones en Pozo del Molle Foto: Gentileza Municipalidad de Pozo del Molle

Sandra, una vecina de la zona céntrica del pueblo, señala a este diario que la “peor parte se la llevan los que viven hacia afuera” pero que los edificios del centro son los que presentan “daños, fisuras y grietas por la suba de las napas”.

Los problemas empezaron a presentarse en los últimos meses del año pasado y con las lluvias de este verano y de las últimas semanas la situación empeoró. Los tambos de la zona ya no pueden mover la producción porque los caminos rurales se han transformado, literalmente, en ríos.

La suspensión de las clases es por prevención ya que los chicos y docentes deben cruzar calles anegadas y hay temor por la basura que arrastran y los animales.

“Desde hace dos años sufrimos inundaciones muy grandes que duran por el transcurso de dos meses, son verdaderos caudales de agua, como ríos, por la magnitud y la fuerza que corre el agua por las calles del pueblo. Históricamente nunca había pasado esto, a pesar de que se habían dado situaciones de mucha lluvia”, añade Salvático.

Virginia Riaudo, hija de un productor agropecuario de la zona, define a la situación como “desesperante. Hay que hacer algo; los caminos son ríos con mojarras. Es imposible seguir así”.

Compartir
Mariano Javier Pepa
Director General - Tec. en Gestión de Medios Masivos de Comunicación - Diseñador Web