Las universidades públicas ya no podrán tomar exámenes de ingreso excluyentes

116

El Senado aprobó ayer la modificación a la ley de Educación Superior. Todos los que tengan el secundario aprobado podrán cursar una carrera universitaria de manera “libre e irrestricta”.

Senado de la Nación aprobó ayer una serie de modificaciones a la Ley de Educación Superior 24.521 del año 1995 que, entre otras cosas, prohíbe la toma de exámenes de ingreso y garantiza la gratuidad en las universidades públicas.

La normativa sería de alto impacto en el cupo que establece la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) y que, en cambio, deberá permitir el ingreso libre e irrestricto a todos los aspirantes.

El artículo 7 establece ahora: “Todas las personas que aprueben la educación secundaria pueden ingresar de manera libre e irrestricta a la enseñanza de grado en el nivel de educación superior”.

Además, aclara que el “ingreso debe ser complementado mediante los procesos de nivelación y orientación profesional y vocacional que cada institución de educación superior debe constituir, pero que en ningún caso debe tener un carácter selectivo excluyente o discriminador”.

Hasta ahora, cada institución definía el régimen de admisión, permanencia y promoción de los estudiantes.

Hugo Juri, exrector de la UNC y exdecano de Ciencias Médicas, consideró que “si tuviéramos una buena escuela media no necesitaríamos ciclos de nivelación”.

Declaró a Radio Mitre que “en vez de andar haciendo tantas leyes, deberían resolver el problema de la educación media que también es una obligación de la universidad”.

“No se puede poner 40 estudiantes a examinar un paciente en el Hospital de Clínicas, porque está el derecho del paciente. Entonces hay un cupo para ingresar. A los alumnos siempre hay que hacerles una nivelación porque no todos tienen las competencias para estar a la universidad”, aseguró.

La ley garantiza la gratuidad en las universidades públicas

El artículo 2 establece la “prohibición de establecer cualquier tipo de gravamen, tasa, impuesto, arancel o tarifa” sobre las carreras de grado en las universidades públicas.

Por otra parte, a partir de esta ley, cada universidad podrá definir los requisitos de regularidad de sus alumnos. Así, los estudiantes no estarán obligados a aprobar como mínimo una o dos materia por año.

El proyecto fue impulsado por la diputada del Frente para la Victoria Adriana Puiggrós y surgió como una modificación a la Ley de Educación Superior.

Según publica Infobae, la autora del proyecto aclaró que las facultades no podrán alegar su autonomía para evitar la aplicación de la ley. “La autonomía universitaria no quiere decir que las universidades sean extraterritoriales, sino que están bajo la Ley Nacional de Educación y bajo la Constitución Nacional”, argumentó.