Miles de personas asistieron a la cena de Schiaretti

Juan Schiaretti presentó anoche un plan de obras públicas por 2.564 millones de dólares. La asistencia al evento por parte de empresarios fue masiva.

El postulante a la Gobernación de Unión por Córdoba reunió anoche en una cena servida en el salón de convenciones del Quorum a más de un millar de ejecutivos. Los inversores pagaron 15 mil pesos cada uno para contribuir con la campaña y escuchar la propuesta de Schiaretti..

Según los organizadores, fueron vendidas 1.230 tarjetas, lo que implica una recaudación estimada de unos 18 millones de pesos.

La reunión contó con la presencia de importantes entidades. En la mesa principal del evento: Schiaretti junto a su esposa, Alejandra Vigo, el postulante a la vicegobernación, Martín Llaryora y referentes del llamado Grupo de los Seis y otros empresarios. En las 100 mesas restantes pudo verse a empresarios como Jorge Marcotegui (Beltrán), Oscar Carreras (Sancor), Carlos Gleria (Guma), José Celani (Banco Macro), Alejandro Pedroza (Prodismo), Francisco Vaccaro (Serin) y Jaime Garbarsky (Ecipsa), entre otros, además del anfitrión, Daniel Parodi, titular del complejo.

También, asistieron presidentes de cámaras empresariales, como Construcción, Ferreteros, Plásticos, Comercio Automotor y Neumáticos. Además Ricardo Sosa, Roberto Avalle, Carlos Gutiérrez y Carlos Massei formaron parte de la cena. Al igual que actuales ministros del gabinete de José Manuel de la Sota, como Hugo Testa, Jorge Lawson, Gustavo Santos y Guillermo Acosta.

Llaryora criticó “a quienes piden cerrar las agencias, cuando en el mundo se impone la integración entre lo público y lo privado” y puso como ejemplo “los resultados obtenidos con el ProCórdoba”.

Schiaretti pidió a los empresarios que respalden la candidatura a presidente de José Manuel de la Sota –“el mejor preparado de todos los que quieren la Presidencia”, dijo– y presentó su propuesta.

El candidato criticó la hostilidad del kirchnerismo hacia la inversión por parte de las empresas. “Si nadie invierte y nadie nos presta, van a faltar dólares”, apuntó, y estimó la actual presión fiscal en el 37 por ciento, contra el 24 por ciento de hace 10 años.

Su propuesta impositiva se basa en la sustitución de ingresos brutos por un IVA provincial y un plan de obras públicas que promueve la inversión de 2.564 millones, dos tercios de los cuales serán financiados por empresas y bancos.