Fuerte acatamiento del paro general en todo el país

El territorio nacional quedó prácticamente paralizado por la huelga liderada por los sindicatos del transporte para presionar al gobierno de Cristina Fernández en rechazo al impuesto a las ganancias.

Fernández criticó duramente a los transportistas y sindicalistas que realizaron el paro este martes. La mandataria dijo que algunos de estos sindicalistas que apoyaron el paro nacional se olvidaron de dónde habían venido.

Por su parte, el jefe del Gabinete, Aníbal Fernández, aseguró que la huelga que ha paralizado el país tiene un carácter político.

Sin embargo, el sindicalista y líder del Partido Obrero Néstor Pitrola señaló que muchos gremios, incluso aliados del gobierno, se sumaron a la protesta en contra de las retenciones fiscales.

Este paro es el cuarto convocado durante el gobierno de Cristina Fernández, y ocurre a menos de siete meses de los comicios presidenciales. El paro fue convocado por una alianza de gremios del transporte a la que se sumó la facción opositora de la Central General de Trabajadores.

Los gremios rechazan el impuesto a las ganancias, que aplica a los salarios superiores a los 1.700 dólares mensuales. Pero el gobierno argumenta de que sólo afecta “al 10 % de los trabajadores” mejor pagados.

Durante el paro hubo cancelaciones y desvíos de vuelos; no circularon trenes, autobuses, ni vagones del metro y tampoco hubo transporte de carga ni recolección de residuos en la mayoría de las ciudades mas importantes.

Tampoco hubo actividad en puertos, bancos, gasolineras y los tribunales y muchas escuelas vieron alterada su rutina.

Según la consultora Analytica, el paro provocará pérdidas a la economía argentina de al menos 340 millones de dólares.