Aumentó el boleto de colectivo pero empeoró el servicio

Colectivos1

A principios de enero se incrementó el costo del pasaje del transporte público, sin embargo,  las condiciones a la hora de viajar son cada vez más desastrosas.

 

Luego de la última suba se creó en los ciudadanos la esperanza de que el servicio cambie para mejor, no obstante, lo único que se percibe luego del incremento son más horas de espera y vehículos en peor estado. Ni que hablar de los largos recorridos y la falta de cordialidad de los choferes.

En un principio se dijo que cada usuario tendría un beneficio de 10 % adicional al cargar la tarjeta, lo cual implicaría pagar $ 6,50 en lugar de $ 7,15. La realidad es que no está habilitado en todos los puntos de recarga y genera confusión a la hora de llevar un control en los gastos.

En las horas pico la mala calidad del servicio es notable. Las filas de espera son largas, principalmente en sectores céntricos como la calle 27 de abril. Cabe destacar que durante los fines de semana ERSA reduce sus servicios solo a dos colectivos. Además, en Internet figura que la línea 28 tiene una frecuencia no mayor a veinticinco minutos los días hábiles, sin embargo, el jueves pasado el horario de espera llegó a superar los cuarenta minutos. La falta de responsabilidad no termina allí, el corredor 61 de la empresa CONIFERAL muestra constantes variaciones en su recorrido que afectan el día a día de los pasajeros.

La recurrencia de todo esto preocupa a los Cordobeses.  El pasaje es uno de los más caros del país y no se justifica con la calidad del servicio. La disconformidad crece entre los pasajeros.

Por Carolina Pisoni