Consejos para prevenir el dolor de oído

25

oidos

Los oídos suelen ser los principales perjudicados con la llegada del verano y las largas jornadas en piletas y balnearios. Por eso, erradicar ciertas prácticas y fortalecer otras resulta trascendental para una temporada a pura diversión y sin dolor.

 

El dolor de oídos es una de las figuritas repetidas de cada verano. Tanto grandes como niños sufren las consecuencias del agua a través de ese incómodo y molesto dolor. Por eso, los profesionales aconsejan tener en cuenta algunas recomendaciones que repasamos a continuación.

Chequeo previo. En primer lugar, lo oportuno es realizar un chequeo previo a la temporada para evaluar el estado en el que se encuentran los oídos. De este modo, y acorde a lo que plantea Mirta Vavassori, Jefa del servicio de Otorrinolaringología del Hospital Pediátrico, se podrá saber en qué condiciones está y realizar los tratamientos pertinentes para eventuales irregularidades. Esta revisación es absolutamente preventiva debido a que si, por ejemplo, una persona tiene un tapón de cera dentro del oído, eso genera que cuando entre agua se produzca una maceración y ésta ocasione infección.

No usar alcohol. Al salir del agua, muchos padres optan por colocar unas gotitas de alcohol a sus hijos para extraer el agua que haya quedado dentro de sus oídos y evitar que se genere dolor. Sin embargo, Vavassori sugiere evitar esta práctica porque muchas veces ocasiona que la piel del conducto se agriete o lastime. En contraposición, recomienda que cuando secan el cabello de los hijos con un secador, haciendo una elevación de la oreja, se coloque un poco de aire tibio dentro del oído, secando la humedad y ayudando a calmar el dolor, en caso de que hubiese.

No emplear tapones en los oídos. La profesional tampoco recomienda el uso de tapones ni durante el dolor ni de manera preventiva. El argumento es que al ponerlo y sacarlo puede producir un traumatismo en el conducto generando dolor o persistencia en el mismo en caso de que ya haya aparecido. Sin embargo, aclara que si los tapones son recomendados por el otorrino, con una determinada calidad, pueden usarse. En su opinión son preferibles unas gotitas de vaselina líquida que no perjudica el oído y que hace que el agua resbale y no quede acumulada.

Gobierno de la Provincia