La familia del joven electrocutado el día de la tormenta acusa al municipio de ofrecerles “un puesto a cambio de silencio”

luciano lujan

Apuntan al secretario de Gobierno, Javier Bee Sellares, y al coordinador de los CPC, Juan Balastegui. El hombre murió el sábado al tomarse de un semáforo electrificado durante la tormenta en Córdoba.

 

La familia de Luciano Luján, el hombre que murió electrocutado al sujetarse de un semáforo en la tormenta del pasado sábado, denunció que autoridades municipales le ofrecieron un puesto laboral para la viuda a cambio de que dejaran de hablar con la prensa.

Martín Luján,  dijo: “Se presentaron Bee Sellares y Balastegui. Nos dieron las condolencias y nos preguntaron cómo había pasado todo. Se retiraron diciéndome que iban a hablar personalmente con Mestre”.

Ante la –supuesta– visita del secretario de Gobierno municipal y del coordinador de los CPC, el joven dijo que pidió “una solución y que fuera rápida” para su cuñada y porque no habían arreglado aún el semáforo de la tragedia.

“Yo les dije que mi hermano era sostén de familia”, recordó.

“Después llamaron por teléfono diciéndome que le dieran los papeles en el acto para un puesto en la municipalidad, pero que parara con la prensa”, completó Martín Luján.

Foto: El secretario de gobierno municipal, Javier Bee Sellares, dice que no ofrecieron trabajo, solo ofrecieron acompañar a la familia de Luciano Luján.
Javier Bee Sellares: Secretario de gobierno de la Municipalidad de Córdoba

Por otro lado, el secretario de gobierno municipal, Javier Bee Sellares, desmintió hoy los dichos de los familiares de la víctima, argumentando de que:  “no ofrecieron trabajo, solo ofrecieron acompañar a la familia de Luciano Luján”.

 

Tormenta trágica

Un hombre murió el sábado en la ciudad de Córdoba cuando en medio de la tormenta intentó sujetarse de un semáforo para no ser arrastrado por la corriente y se electrocutó.

El hecho ocurrió en la avenida Juan B Justo y Saavedra Lamas del barrio Los Gigantes, en el norte de la capital provincial.

La víctima había salido a comprar una carpa para festejar el cumpleaños de su hija.