Lizarralde se abstuvo a declarar ante la Justicia

133

paola y martina

El padre de Martina, la beba que sobrevivió tres días junto al cuerpo sin vida de su madre en una alcantarilla, es el único imputado por el crimen de Paola Acosta.

 

Este lunes, la fiscal Eve Flores debía indagar a Gonzalo Lizarralde (33), ex pareja de Paola Acosta y único imputado por el crimen. El hombre también está acusado de “tentativa de homicidio” de su hija Martina, la beba de un año y 9 meses que sobrevivió más de tres días tirada en una alcantarilla, rodeada de aguas servidas y junto al cadáver de su mamá. La pequeña, que estuvo en terapia intensiva por los golpes e infecciones que sufrió, recibirá el alta el miércoles.

Sin embargo, por consejo de su abogado defensor, Sebastián Macari Gaido, el imputado Gonzalo Lizarralde no prestó declaración indagatoria ante la fiscal. “Le pedí que se abstenga de declarar porque quiero conocer acabadamente la prueba que hay en el expediente”, aseguró el letrado.

Hay varias pruebas que complican la situación procesal del único imputado por la causa. Los SMS que, días previos al asesinato, el hombre envió a Paola para preguntarle a qué hora se iban a dormir sus hijos de 14 y 16 años; y si su hermana Marina vivía con ella en el departamento de barrio San Martín.

Además, la tarde del asesinato, le había enviado un SMS: “Te llevo la plata, un peluche para Martina y algo más” . Y los últimos mensajes, los cruzaron a las 22.40 del miércoles 17: “Estoy abajo” , escribió Lizarralde; “Ya bajo” , respondió Paola. Cabe aclarar que, esa noche, el celular del acusado estuvo apagado por un lapso de tres horas.

Otro indicio que complica al imputado es que el jueves 18, Lizarralde llevó su auto Peugeot Expert blanco al lavadero donde solía llevarlo los martes. Les pidió a los empleados que lo lavaran exhaustivamente. Y le dio $ 150 extras a cada lavacoche. Los peritos de Policía Judicial levantaron los paneles y encontraron 14 manchas de sangre correspondientes al mismo grupo sanguíneo de Paola.

Además, un testigo asegura que la medianoche del miércoles 17 vio una camioneta blanca frente a la panadería de Igualdad y Zípoli. Allí se encuentra la alcantarilla donde aparecieron Paola y Martina. En tanto, esa panadería está ubicada a sólo siete cuadras de la fábrica de sandwichs de su familia y a menos de veinte de la casa del sospechoso.

Cabe recordar que esta lunes desde las 18 horas habrá una nueva marcha en la ciudad de Córdoba en la que familiares y amigos de la víctima reclamarán Justicia por el crimen.