Julio Bocca recibió el Premio Universitario de Cultura 400 años de la UNC

44

julio_bocca_unc

Se trata de un reconocimiento a la trayectoria del artista, que en esta oportunidad también tiene su fundamento en la tarea de formación artística inclusiva que el bailarín desarrolla a través de su fundación.

 

La vicerrectora de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), Silvia Barei, entregó el Premio Universitario de Cultura 400 años al bailarín Julio Bocca, una distinción instituida en 2012 por la UNC como parte de la conmemoración de su cuarto centenario. Se trata de un reconocimiento a quienes, con su tarea cotidiana, se convierten en referentes de la cultura nacional e internacional, pero sobre todo a aquellos que con su esfuerzo artístico van construyendo una idea más democrática, dinámica y abierta de la cultura. Y esos fueron también los fundamentos presentados para esta distinción al consagrado bailarín. No solo por su trayectoria y reconocimiento internacional, sino también por la popularidad que la danza alcanzó en el país a través de su trabajo y sobre todo, como aspecto fundamental, su labor promoviendo la formación artística masiva desde su Fundación.

La ceremonia tuvo lugar en el Salón de Actos del Pabellón Argentina y fue amenizada musicalmente por el Trío MJC. Además, contó con la presencia de la vicegobernadora de la provincia de Córdoba, Alicia Pregno y numerosas autoridades de la Casa de Trejo. En sus palabras de agradecimiento, Julio Bocca hizo especial hincapié en la calidez del auditorio y en la posibilidad de “recibir estos reconocimientos en vida”.

En la actualidad, Bocca se desempeña como director del Cuerpo de Baile del SODRE (Servicio Oficial de Difusión, Radiotelevisión y Espectáculos), el elenco oficial nacional de la República del Uruguay, su país de residencia desde hace 7 años. Al respecto, destacó la posibilidad de integrar uno de los pocos elencos oficiales que existen y la oportunidad que trabajar desde lo público le brinda de “llegar a pueblos y lugares dónde difícilmente la danza pueda estar presente en toda su magnitud y despliegue profesional”. Destacó la importancia de la construcción y creación de espacios para que quienes disfrutan de la danza “tengan su lugar de trabajo, su lugar de sueños”.

En alusión a su trayectoria y labor profesional se reconoció como un agradecido de “poder vivir de lo que uno más ama”. Finalmente, como despedida, renovó el compromiso por el cual la UNC lo distinguió con el Premio Universitario de Cultura 400 años: “Seguiremos luchando para que la danza sea más popular, para que sea respetada y para que la danza se haga como se tiene que hacer”.