¿Cómo saber si tu hijo está estresado?

nino-dormir-1-z

Especialistas coinciden en esta generación de niños no soporta el ocio porque lo vive como vacío y casi como depresión. Por eso, se llenan de actividades tanto dentro como fuera de la escuela.

 

Los niños de hoy, al igual que los adultos, están padeciendo trastornos de ansiedad, y han perdido la capacidad de registrar las alertas corporales, conductuales y emocionales que indican la necesidad de “frenar”.

Algunos síntomas físicos que se pueden detectar cuando un niño está agotado:

  • Miedos nuevos o recurrentes (miedo a la oscuridad, a estar solos, a los extraños, etc.)
  • Preocupaciones.
  • Aferrarse al adulto y sentirse incapaz de perderlo de vista.
  • Enojo.
  • Regresión a comportamientos típicos de etapas anteriores del desarrollo.
  • Llanto y lloriqueo.
  • Incapacidad para controlar sus emociones.
  • Comportamiento agresivo.
  • Caprichos.
  • Oposición para participar en actividades familiares o escolares.
  • Molestias estomacales o dolor estomacal vago.
  • Pesadillas y problemas para dormir.
  • Dolor de cabeza.
  • Enuresis (mojar la cama).
  • Disminución del apetito o cambio de hábitos alimentarios.

En este caso, los padres juegan un papel fundamental para ayudar a los niños a recuperar la tranquilidad y conectarse con sus necesidades. Las primeras recomendaciones incluyen:b rindarles un clima familiar tranquilo, entender que los niños necesitan estar en pijamas, jugar y relajarse, seleccionar los programas de televisión que se verán y quedarse con ellos mientras miran TV, escucharlos, ser cariñosos y decirles lo mucho que los queremos.

También es necesario anticipar los horarios (trabajos, tareas, rutinas), compartir tiempo de contacto con la naturaleza y dedicarles tiempo. En caso de que lo síntomas no disminuyan, siempre hay que buscar ayuda o asesoramiento profesional.

Compartir
Melisa Müller
27 años, Comunicadora Social . Twitter: @Melii_Muller // email: melisa@cordobatimes.com